Escritoras 2021

Mujeres que emocionan es un proyecto de relatos donde las emociones son las protagonistas.⁣ La idea es que cada mes, mis invitadas trabajen una emoción y la personifiquen y nos regalen relatos para ampliar nuestro vocabulario emocional, para adentrarnos en el mundo de las emociones y para comprender a la vida desde lo que se siente y cómo se siente, así que ponte cómoda y está muy atenta a este proyecto porque este año nos vamos de viaje hacia el mundo emocional.


El asombro me tomó de sorpresa

Cuando Eliana me propuso escribir para este proyecto en su blog me emocionó mucho la idea de poder compartir un pedacito de mis emociones a través de este escrito.

Fueron muchos los días, semanas y meses que dediqué a pensar en qué podría relatar entre líneas, finalmente lo tenía, empecé a escribir, estaba inspirada sobre la emoción que yo misma había elegido, unos días antes de la entrega del relato sentí un impulso de leer el primer correo de invitación que nos había enviado y cual fue mi asombro al darme cuenta que la emoción que yo había elegido era el “asombro” y no la “curiosidad” que era la emoción sobre la cual había estado reflexionando los meses anteriores.

En ese instante entré en pánico, se me aceleró el pulso, empecé a sudar frío y la mente empezó a trabajar a toda máquina. No lo podía creer, cómo había podido confundir estas dos emociones, “son tan distintas” pensé. Estaba bloqueada, mis niveles de sobre exigencia se elevaban y me sentía hasta un tanto apenada conmigo, con Eliana y con las personas que leerían mi relato.

Sigue leyendo...


El alma del placer

Tuve la dicha de encontrarme con el mundo de las emociones y ha sido el regalo de la vida, y lo mejor de todo es entender que no hay emociones buenas ni malas, son solo emociones, a las que abrazo porque son parte de lo que soy.

Al ingresar al paraíso de las emociones descubrí que por muchos años viví bajo la sombra de “abandono propio”, vivía en función de quedar bien con quienes me rodean y hacer lo que yo pensaba que era correcto y necesario para los demás. 

Esto trajo mucho dolor, ya que no siempre actuaba de manera adecuada y en ocasiones, en lugar de ayudar o quedar bien terminaba minimizándome y abandonándome.

Trabajo, mucho trabajo y hoy en día sigo trabajando y la razón de esto, aunque ya no significa un esfuerzo, es porque entendí que soy el mejor proyecto de vida que tengo, soy en quien debo poner mi atención y mi energía. Soy mi proyecto eterno a quien puedo dedicar cada emoción sentida.



¿Qué es la emoción del Optimismo para mí? ¿Por qué soy Optimista? ¿Cómo vivo yo el Optimismo? ¿Por qué considero que el Optimismo es la mejor actitud y emoción para vivir una vida plena y feliz?

Cuando me preguntan cómo me defino, suelo decir que soy una persona Optimista, positiva, alegre y con muchas ganas de vivir y aprender cosas nuevas, de conocer a personas que me aporten, que me sumen, que ayuden a crecer personal y profesionalmente.

Personas a las que admiro y que despiertan mi curiosidad, y creatividad como lo hace Eliana. ¡Gracias Eliana por ser una fuente constante de inspiración para mí y para muchas personas que estamos siguiendo todo lo que haces!

También digo que me encanta tener una visión de la vida Optimista, que esa es la mejor manera de ver, sentir y vivir la vida para mí. 
¡Qué el Optimismo me ha enseñado a vivir plena y feliz!



Ahí estás otra vez hoy mi querido Pánico, hoy siento tu sensación, me viniste a acompañar esta mañana.

La razón de tus visitas las desconozco, pero vienes a acosarme nuevamente. Llegas de repente, sin razón, sin invitación, sin avisar. Solo apareces de la nada y me haces sufrir.

Vivo con tu sombra desde hace algunos años. Llegaste de un día para otro, sin causa aparente. Sospecho que la ida de mi papá tuvo una gran influencia en tu llegada. Fue una época en la que perdí no sólo a Papá, sino también a Verónica, mi amiga de muchos años, y lo más triste en ese caso, es que fue sin preparación alguna para esta separación. 

Fueron dos pérdidas seguidas que me dejaron con mucho dolor, con muchas preguntas, con muchas inquietudes. No quería entender las razones para decir adiós a dos personas tan queridas para mi. Y en una de ellas, ni siquiera pude despedirme. Aún siento ese dolor en mi corazón.


Mi nombre es Libertad

Soy anhelada por muchos y alcanzada por pocos.

Estoy en el corazón de toda la humanidad, pero no todos lo saben. No son capaces de verme. Se la pasan buscándome en fiestas en la playa, deportes extremos, orgasmos de fuego y viajes de ilusión, pero sus brújulas están rotas, no se dan cuenta que el único camino para llegar a mi hogar es la introspección.

Estoy segura que tú también me has buscado afuera. Quizás me buscaste en sueños o en realidades inventadas. En trabajos esporádicos que te dejaban “tiempo libre”, en el llanto amargo después de una conversación, en caminatas desesperadas o en el pastel que dejaste en el refrigerador.

Tomaste rutas vacías. Allí no me encontrarás.

Algunos despilfarran un montón de dinero para verme y reconocerme en todo esplendor. Muchos han optado por grandes batallas y han dejado su vida por mí. Han luchado inalcanzablemente por rescatar a su pueblo de las opresiones y disfrutar de mi presencia… puede que haya servido en su momento, pero esas vías han quedado obsoletas.

Sigue leyendo...


Mi amiga la culpa

Hace algún tiempo tuve una amiga, se llamaba culpa, ella era la viva imagen de esta emoción, olía a culpa e irradiaba culpa por doquier. Cuando la conocí, era una mujer radiante, hermosa, un alma encantadora, con un cuerpo que cualquier hombre quería presumir, como territorio conquistado.

Tenía 16 cuando, cansada del desamor de su familia disfuncional, se dejó convencer por esa estafa llamada matrimonio, deslumbrada por la experiencia y los encantos de alguien que le doblaba los años, y que la sacó del mercado de las oportunidades, convirtiendo su primavera en un uniforme de empleada doméstica.

El idilio de amor duró un suspiro y la vida de casados era una condena de casa por cárcel, pero con hijos. Se le venció muy rápido el tiempo para soñar y entonces empezó a usar sueños prestados.

Su belleza y simpatía no se fueron después de dos niños, al contrario, se acentuaron más y la convirtieron en un imán de hombres jóvenes que quisieron demostrarle que existía la libertad, el amor sin reglas y las discotecas.


Sigue leyendo...



Invoca el poder de la valentía

Durante muchos años de mi vida me pregunté ¿qué era ser valiente?

No sé realmente cómo se depositó en mi interior esta idea, pero desde pequeña sospeché siempre que ser valiente implicaba realizar grandes proezas...

No a modo de ser la heroína de ninguna súper historia, pero sí requería hacer actos prosaicos, enormes y transformadores.

Siento que de niños todos soñamos en grande, queremos cambiar el mundo de alguna manera... Y para hacerlo, sabemos instintivamente que necesitaremos a la valentía como uno de los ingredientes mágicos de la fórmula.

(¿Era esa la sustancia 'X' que el Profesor Utonio utilizó para crear a las chicas súperpoderosas?)

Paréntesis caricaturesco aparte, la vida fue pasando, y el mundo que alguna vez era infinito, se fue empequeñeciendo en las labores cotidianas.

Sigue leyendo...



La fobia, acompañante silenciosa

Soy la fobia. Llego a interrumpir la rutina, el ciclo natural de la vida, cuando crees estar en control, tranquila, llego a desestabilizarte, a remover el suelo por el que pisas, soy yo, la fobia y hoy vengo a contarte un poco de mi.

Vivo escondida en lo más profundo de tu ser, pero sólo necesito un pequeño estímulo para salir a flote, tratas de disimularme pero seamos honestas, tú y yo sabemos que no puedes, así que has tenido que aprender a convivir conmigo, quién diría que las cosas que parecen tan rutinarias como conversar con personas, sobre todo las que no comparten tus mismos criterios y te juzgan, te harían transpirar, sentir escalofríos y hasta náuseas, quién podría comprender mejor que tú, que sólo un patrón de agujeros te haga arrugar la cara, tensar los hombros y desviar la mirada porque se te hace insoportable.

Sigue leyendo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario