El alma del placer


 

Tuve la dicha de encontrarme con el mundo de las emociones y ha sido el regalo de la vida, y lo mejor de todo es entender que no hay emociones buenas ni malas, son solo emociones, a las que abrazo porque son parte de lo que soy.

Al ingresar al paraíso de las emociones descubrí que por muchos años viví bajo la sombra de “abandono propio”, vivía en función de quedar bien con quienes me rodean y hacer lo que yo pensaba que era correcto y necesario para los demás. 

Esto trajo mucho dolor, ya que no siempre actuaba de manera adecuada y en ocasiones, en lugar de ayudar o quedar bien terminaba minimizándome y abandonándome.

Trabajo, mucho trabajo y hoy en día sigo trabajando y la razón de esto, aunque ya no significa un esfuerzo, es porque entendí que soy el mejor proyecto de vida que tengo, soy en quien debo poner mi atención y mi energía. Soy mi proyecto eterno a quien puedo dedicar cada emoción sentida.
Mi vida, y me imagino que la tuya también, ha estado llena de momentos fuertes, duros, alegres, dolorosos, intensos, tristes, creativos, aburridos y de muchos matices más.

Por alguna razón, siempre me privaba de vivir libremente las emociones, ya fuera por culpa o por debilidad. El miedo, el enojo o por el contrario la excitación o el gozo no eran bien recibidos en ninguna circunstancia, así que buscaba maneras de opacarlos.

Llegó mi momento, el momento de brillar cuando me reconocí como una mujer emocional, llena de sentimientos, así que tomé la decisión de izar la bandera del placer y ponerla al frente de mi vida.

El placer se ha convertido en mi herramienta para permitirme sentir absolutamente todo… desde lo más emocionante y excitante hasta lo más doloroso. Podrás estar pensando que es solo decir y hacer, pero al menos para mí, han sido muchos años de camino y es hasta hace muy poco tiempo que entendí que el placer puede jugar en todas las áreas de mi vida.


Llevo al placer conmigo de la mano y juntos podemos abrazar cada momento vivido. La emoción del placer me ha permitido amar, llorar, sentir tristeza, reír a carcajadas, disfrutar a quienes amo, comer, hacer el amor, enojarme, escribir, leer, decir que si o decir que no, es mi aliado perfecto para mi vida.

El placer me permite sentir con mis cinco sentidos, me permite disfrutar de lo bello o rechazar lo que no me gusta, siento el placer al crear, al aprender, al jugar y también me permito el placer del dolor para sanar, el placer de entender que alguien o algo se va porque terminó su misión en el mundo.

El placer me abrió los ojos a sentir, a ser yo misma, a entender que mis sentimientos son válidos y que puedo dejarlos fluir sin culpas, señalamientos y sin herirme.

Vivo una vida llena de placer por el simple hecho de vivir el hoy y estar presente. 

El haber descubierto el placer como mi emoción bandera, no implica que viva una vida de gozo o risas permanentes, sino que vivo en función de mis momentos, de lo que me hacen experimentar, permitiéndome el placer de sentir cada emoción que llega a mi vida.

Tomé al placer como instrumento, porque al hacer un recuento de mi vida, este ha sido esa emoción que me ha permitido la satisfacción de necesidades emocionales y aquí tomaré necesidades como todo aquello que para mí ha sido indispensable para llegar hasta donde estoy hoy.


El placer ha estado conmigo siempre: cuando siendo niña probé mi primer dulce y me gustó, cuando mi estómago se llena de mariposas al ver al amor de mi vida, cuando puedo llorar la partida de mis padres, cuando el amor se trasformó en forma de un hijo, cuando leo, cuando escribo, cuando puedo decir que no, cuando exploto en un orgasmo… 

El placer ha sido parte de mi vida desde el primer momento y ahora le doy el lugar que le corresponde.

Le abrí la puerta al placer y para mi sorpresa venía acompañado de muchas emociones más, que hacen de mi vida una aventura diaria. El alma del placer está conmigo y me inunda de variedad de emociones.

Hoy abrazo al placer y entiendo que esta emoción no es solo para los momentos de risas, sino para todo, para sentir el placer de vivir, experimentar y sentir. ¿Y vos, tenés al placer en tu vida?

Paulina Segura es la invitada número 62 de mi podcast El club de las mujeres imperfectas y con ella conversé sobre la sombra del abandono personal.

Conocí a Paulina en junio de 2020 cuando ofrecí por primera vez mi taller gratuito Amplía tu vocabulario emocional, del cual surgieron las escritoras invitadas de este proyecto Mujeres que emocionan. Ella se convirtió en una gran compañera del viaje de la escritura el año pasado, ya que estuvimos juntas en cinco talleres más de escritura creativa.

Paulina es la segunda escritora invitada de este proyecto y se ha desbordado de forma maravillosa con la emoción del placer. Ella es la creadora de Famosa por maravillosa, un espacio para aquellas mujeres que buscan la autenticidad y se permiten vivir sus emociones.

Paulina es administradora de empresas y se dedica a la gestión de eventos culturales en el área de la fotografía, también tiene su propia marca de bisutería para mujeres donde ella confecciona cada pieza con sus manos.

Comienza a seguir a Paulina en Instagram porque tiene un reto de 180/12 que te puede interesar.

3 comentarios: