El camino hacia el autoconocimiento

Si te encuentras en este camino de crecimiento personal de seguro has escuchado y leído en muchas oportunidades la tan común frase “conócete a ti mismo”, pero al igual que yo tal vez no te ha sido fácil emprender este camino ni saber por dónde empezar.

Cuando inicié el camino del desarrollo personal, hace ya casi diez años, se me hizo muy difícil hacer esa mirada introspectiva que te regala el autoconocimiento, estaba tan distraída mirando hacia afuera, que apuntar el dedo hacia mi fue algo que me llevó mucho tiempo.

Hice este camino de regreso a mi casi que de manera empírica y muchas veces cuando encontraba cosas mías que no me gustaban, desistía a ratos o escribía para depurar mis emociones, y es que el camino hacia lo que realmente somos puede llegar a ser muy doloroso pero también muy revelador.

Carta a Penang


Penang,

Me gustaría decirte tantas cosas que no sé por dónde empezar.

¿Empiezo por la primera vez que nos conocimos, en la que no hubo química?

¿O quizás por la segunda, cuando llegué completamente perdida, con el corazón roto y con una mochila cargada de miedos y dudas?

Me has dado tanto y pedido tan poco. Has marcado un antes y un después en mi vida profesional y en mis viajes. Ya nada volverá a ser igual. Aunque me vaya, un pedacito de mi corazón va a quedarse aquí, en una isla de Malasia cerca de la frontera con Tailandia.

Recuerdo nuestro primer encuentro en el 2015. Georgetown, tu ciudad más grande, me pareció ruidosa y caótica, no me sentía bien en el hostal en el que estaba, y decidí irme al cabo de dos días.