¡Feliz Cumpleaños Blog!

Querido blog. ¿Recuerdas aquellos tiempos en los que eramos solos tú y yo?

Era un tiempo en el que yo vivía mucha soledad y tú fuiste un amigo que surgió de mi creatividad para acompañarme, cada lunes agendábamos vernos y allí iba publicando lo que mi soledad me iba dictando.

Hace seis años no era como ahora, no existía Instagram ni páginas de Facebook y ni tenía idea de que existían grupos de blogueras.

Incluso al principio eras diferente a como eres ahora ¿lo recuerdas?

Yo también era muy diferente, estaba tan perdida de mi que tuve que crearte para encontrarme, tuvimos un fuerte romance que duró casi tres años, luego comenzamos a distanciarnos, bueno yo me distancié, tú seguías allí intacto.

Carta a Pontevedra


Para esta carta me gustaría empezar con una palabra que la define de manera personal: serendipia, significa un descubrimiento o un hallazgo afortunado, valioso e inesperado que se produce de manera accidental, casual o por destino, o cuando se está buscando una cosa distinta.

Comenzó por un viaje sin más, en una adolescencia llena de emociones vertiginosas que van desde el catastrofismo y la tragedia hasta llegar a pensar que te puedes comer el mundo.

Buscaba sencillamente pasar unos días de vacaciones en un sitio que de entrada no me apetecía nada.

Y ahí justo encontré lo inesperado, algo valioso o quizás fui al encuentro con mi destino, quien sabe.

Allí estaba en esta ciudad algo que no fui buscando, que apareció de manera sutil, en una conversación de las que tanto me gustan, en un guiño, en montones de risas y carcajadas que aún hoy pasados casi treinta años se mantienen a mi lado.

Cómo cambiar el guión de tu película romántica

Acabas de terminar una relación de pareja, y luego de darte un tiempo de descanso o de no hacer ningún tipo de duelo porque definitivamente eso no es lo tuyo, decides darle continuidad a tu película romántica.
Ya tienes un guión establecido y una historia contada a partir de un sistema de creencias que has ido construyendo con tus relaciones anteriores y ahora te dispones a hacer un casting para nuevos actores.
Ya sabes cuáles son los roles preestablecidos de la actriz principal que eres tú, por lo general ella ha sido la malquerida o aquella mujer a la que nunca nada le será suficiente, tienes claro que la protagonista lleva siempre el mismo tipo de actuación y sabes con antelación cuáles serán sus sufrimientos.