El asombro me tomó de sorpresa

 


Cuando Eliana me propuso escribir para este proyecto en su blog me emocionó mucho la idea de poder compartir un pedacito de mis emociones a través de este escrito.

Fueron muchos los días, semanas y meses que dediqué a pensar en qué podría relatar entre líneas, finalmente lo tenía, empecé a escribir, estaba inspirada sobre la emoción que yo misma había elegido, unos días antes de la entrega del relato sentí un impulso de leer el primer correo de invitación que nos había enviado y cual fue mi asombro al darme cuenta que la emoción que yo había elegido era el “asombro” y no la “curiosidad” que era la emoción sobre la cual había estado reflexionando los meses anteriores.

En ese instante entré en pánico, se me aceleró el pulso, empecé a sudar frío y la mente empezó a trabajar a toda máquina. No lo podía creer, cómo había podido confundir estas dos emociones, “son tan distintas” pensé. Estaba bloqueada, mis niveles de sobre exigencia se elevaban y me sentía hasta un tanto apenada conmigo, con Eliana y con las personas que leerían mi relato.

Había pasado mucho tiempo reflexionando sobre mi relación con la curiosidad y aquí estaba yo viviendo las consecuencias del asombro hacia mi confusión inicial.

Mujeres que emocionan


¿Sabías que cada año este blog le abre las puertas a nuevas invitadas para que plasmen sus letras?


Desde 2017 decenas de mujeres escriben en mi blog a través de diversos proyectos de escritoras invitadas y cada año estos proyectos llevan un nombre diferente y se desarrollan a través de formatos distintos.⁣

👉Mujeres que se aman en el 2017 (entrevistas)
👉Mujeres que aprendieron a querer en el 2018 (relatos de una mujer reflejada en otras mujeres)
👉Mujeres que viajan en el 2019 (cartas a aquellas ciudades que marcaron sus vidas)
👉Mujeres que aprendieron de la tristeza en el 2020 (historias reales de mujeres reales que se dieron el permiso de estar tristes)

La única diferencia de este año con los años anteriores es que esta vez ya el grupo está conformado.

Cartas para mi niña interior (Post colaborativo)

 


Durante los primeros días del mes de noviembre  llevé a cabo mi tercer taller de escritura creativa gratuito, en donde me doy la oportunidad de convocar a decenas de mujeres y leer lo que escriben, para luego seleccionar a algunas de ellas e invitarlas a que sean parte de mis proyectos, ya sea como escritoras de mi blog o invitadas de mi podcast.

Este taller llevó por título Cartas para mi niña interior, y por 5 días estuvimos explorando 5 heridas de la infancia y escribiendo cartas a partir de ellas.

De los tres talleres que hice durante el 2020 este fue sin duda el más largo, porque a pesar de que fueron 5 días exhaustivos escribiendo durante la primera semana de noviembre, nos estuvimos preparando con dos meses de antelación para poder llevar a cabo la escritura de estas cartas.

Empezamos desde septiembre, no solo explorando a profundidad las 5 heridas de la infancia compartiendo valiosa información, sino también haciendo lives para poder explicar de manera compasiva y comprensiva estas 5 heridas y poder aplicarlas a nuestras vidas.