Entrevista Julio: Núria Gallego



Cuando no nos estamos amando de lo primero que nos olvidamos es de nuestro propio cuerpo, nos hundimos en el exceso, ya sea por darle cosas que no necesita para lograr la aprobación externa, o lo abandonamos una vez que nos sumergimos en la ansiedad o las adicciones. Y aunque sea el motor que nos conduce a todos los escenarios de nuestra vida, muchas veces nos olvidamos de que esta allí palpitando y hablándonos con un amoroso lenguaje al que hemos catalogado como síntoma, dolor, incluso hasta sufrimiento.

Una mujer que se ama a sí misma ha aceptado su cuerpo con todas sus imperfecciones y ahora lo respeta y lo toma en cuenta como ese templo sagrado en el cual habita en esta vida y la moviliza y la sostiene hasta de sus propias emociones, ya no tiene miedo de mirarse al espejo ni rechaza la imagen que allí se proyecta, sabe que ese cuerpo es el perfecto para su experiencia de vida aquí y ahora.

Mi invitada de julio tiene una conexión especial con su cuerpo, su nombre es Núria Gallego y es la creadora de la web La escritora de tu vida, un espacio que te marca el camino hacia tu esencia y tus fibras corporales desde el primer momento que lo visitas. Ella no se considera ni terapeuta ni coach, pero es facilitadora de procesos somáticos, danza y movimiento terapéutico, cuyo conocimiento lo lleva a la escritura, y en cada post nos invita a sentir nuestro cuerpo y a asociar cada sentir con emociones reprimidas a través de ejercicios físicos y de conexión con los pensamientos. Gracias a esta grandiosa experiencia, ella nos regala una entrevista maravillosa, llena de honestidad y genuina sutileza.

Confesiones de una mujer insegura



Debo confesar que para llegar hasta el amor propio se recorre un largo camino que comienza en el preciso momento en el que miras a tú alrededor y ves que todo el caos de afuera es tan solo una proyección de ese torbellino que llevas dentro.


Las constantes peleas con tu pareja, tu insatisfacción en el ámbito laboral, lo enojada que estás con el espejo, lo difícil que te resulta la relación con tus padres, suegros, hermanos o hijos, la ansiedad de que siempre haya alguien mejor que te supere y la búsqueda de aprobación, son tan solo algunos aspectos de una mujer sumergida en la inseguridad y en su poca valía.

Antes de quedarme con la energía o creencia de alguien más para que no me perturbe o me defina, tuve que caminar descalza sobre las brazas de mis propias dudas y asegurarme mil veces, desde la impulsividad, que la realidad de otro no era necesariamente una verdad mía.

Entrevista Junio: Aida Moragues



Cuando hablamos de mujeres que se aman, estamos hablando de mujeres que buscan formas para trabajar en ellas mismas. Estas mujeres han pasado por el sufrimiento, relaciones vacías, frustraciones, decepciones, fuertes depresiones, pero han decidido levantarse y comenzar a construir la mejor versión de ellas mismas, abrazando sus partes oscuras y sin perder de vista a esas mujeres que antes eran.

Pero es más grandioso aún cuando estas mujeres no solo se limitan a un trabajo particular o en solitario, sino que lo comparten con todas aquellas mujeres que comienzan en este camino de amor propio y ellas orientan e inspiran a que otras descubran su propio sendero de autoestima.

Este es el caso de mi sexta invitada, Aida Moragues, quien es psicóloga y coach emocional y de autoestima, y quien trabaja en su blog Life Training. Emociones y Autoestima a partir de seis conceptos fundamentales que le han permitido hacer este autodescubrimiento. Ella ayuda en sus sesiones y blog a que cada mujer escoja la senda del autoconocimiento y la autoestima, a través de la regulación emocional y la orientación al logro, utilizando herramientas como la inteligencia emocional y el coaching. Y así es como se nos presenta en esta grandiosa entrevista en la cual la sentí muy honesta, propia característica de una mujer que se está amando a sí misma.

Carta a una adolescente



Querida adolescente, te escribo esta carta solo para que sepas que te entiendo, que sé lo que significa estar allí sentada en medio de tanta indecisión y de lo mucho que te sientes incomprendida. Sé que tu cuerpo está cambiando y que muchas veces lo comparas con el de otras chicas, pero tranquila, que ellas también están haciendo lo mismo y seguramente tú entras en su lista de comparaciones y de críticas.


Estas líneas no están llenas de consejos ni de tips para vivir la vida, son solo palabras impregnadas de empatía de una mujer que alguna vez fue una rebelde adolescente y que ahora, en el presente, vivo con una jovencita que me proyecta en todo momento y me obliga a hacer esta mirada retrospectiva.

Tal vez las cosas en casa no estén resultando ser nada fáciles, tus padres pueden estar muy confundidos y hasta distraídos y no se estén percatando de tus múltiples cambios, sobre todo de esos cambios internos que te viven afectando, lo más seguro es que estén tan aterrados como tú y que aún no le hayan hecho el duelo a la niña que dejaste de ser y no terminan de aceptar la transición que te está ocurriendo.