Carta a una adolescente



Querida adolescente, te escribo esta carta solo para que sepas que te entiendo, que sé lo que significa estar allí sentada en medio de tanta indecisión y de lo mucho que te sientes incomprendida. Sé que tu cuerpo está cambiando y que muchas veces lo comparas con el de otras chicas, pero tranquila, que ellas también están haciendo lo mismo y seguramente tú entras en su lista de comparaciones y de críticas.


Estas líneas no están llenas de consejos ni de tips para vivir la vida, son solo palabras impregnadas de empatía de una mujer que alguna vez fue una rebelde adolescente y que ahora, en el presente, vivo con una jovencita que me proyecta en todo momento y me obliga a hacer esta mirada retrospectiva.

Tal vez las cosas en casa no estén resultando ser nada fáciles, tus padres pueden estar muy confundidos y hasta distraídos y no se estén percatando de tus múltiples cambios, sobre todo de esos cambios internos que te viven afectando, lo más seguro es que estén tan aterrados como tú y que aún no le hayan hecho el duelo a la niña que dejaste de ser y no terminan de aceptar la transición que te está ocurriendo.

Entrevista Mayo: Diana Martínez



Puede que la educación haya sido el privilegio de muy pocas mujeres hace unas cuantas décadas, pero en la actualidad el acceso a la información y al mundo educativo ya no es ninguna excusa para que una mujer no tenga diversas oportunidades para aprender y formarse, y precisamente una de las cualidades fundamentales de una mujer que se ama a sí misma, es la capacidad que tiene de educarse a diario para ser cada día una mejor persona y su mejor versión.

Pero no con ello estoy queriendo decir que para amarte debes ser una ilustrada o científica, o una mujer con calificaciones altas y de prestigio académico, ya que con el simple hecho de educarte a diario en tu desarrollo personal, tener una perspectiva profunda de autoconocimiento, y además educarte para amarte y amar de una mejor manera, ya estás construyendo las bases de la mujer que camina rumbo hacia la grandiosa autoestima.

Mi invitada de mayo es Diana Martínez, una ciudadana del mundo que ha tenido la oportunidad de estudiar en cuatro países distintos, una mujer que se ha dedicado en los últimos años a experimentar y aprender culturas gracias a las becas, tiene en su arsenal de vida lugares y espacios que le han permitido conocerse y conectar consigo misma, es la creadora de la web Diana Speaks un lugar que ella ha estructurado a la perfección para ayudar a cientos de personas a conseguir las becas de sus sueños. Tiene una fórmula mágica que la he visto reflejada en sus posts y entrevistas: estudiar y viajar igual a crecimiento personal, esta misma receta la trae a este encuentro de amor propio y buena energía.

Sanando la intimidad



Muchas veces la belleza física y los aires de juventud nos dan una mala jugada. Al parecer los abrazos en casa no fueron suficientes o no eran abrazos que significaran amar. Tal vez la presencia paterna estuvo ausente física o emocionalmente, o puede que haya estado pero no fue un amor parental.


Con esta ausencia de afectos, la adolescencia nos sorprende agraciadas y frescas, estrenando caderas y pechos, confundiendo halagos con cariños y convencidas de que el verdadero amor lo conseguiremos fuera de los linderos del hogar, aunque muchas veces no sea amor, sino un falso disfraz que se ha puesto el sexo solo para conquistar, y así caminamos hacia la temprana adultez coleccionando relaciones y numerosas frustraciones al momento de intentar amar.

Confundimos amor con pasión y creemos que en la entrega sexual se nos está dando el afecto que desde hace rato veníamos necesitando, cuando en realidad solo se nos están otorgando fugaces momentos de placer (si es que tenemos la suerte de sentir placer) que no necesariamente llevan consigo el arte de amar.

Entrevista Abril: Kristina Langarika



Hay mujeres que ayudan a otras mujeres a buscar su voz interior, a conectar con esa esencia que a veces se nos torna tan lejana como si estuviéramos ausentes de nosotras mismas. Una voz que hemos creído perdida entre el murmullo de la cotidianidad, de las obligaciones, de lo que otros nos hicieron creer acerca de nosotras mismas.

Cuando creé Mujeres que se aman fue con el propósito de ir en busca de esa voz ausente y de esa yo inadvertida que nos anda gritando desde adentro, pero que hemos enmudecido por el estruendo que nos causa la vida.

Mi cuarta invitada de este grandioso proyecto es Kristina Langarika, una mujer creativa que te ayuda a buscar esa voz y a explorarla por medio de tu propia creatividad en el blog Creando, ella es escritora, traductora y filóloga, una mujer de libros y con una dulce voz, con la cual puedes conectar y sentirte arrullada en un discurso suave y sereno, esa misma suavidad y sutileza la transmite a su escritura y es preciso disfrutarla a través de estas doce respuestas que en definitiva te dan el perfecto esbozo de una mujer que se está amando a sí misma.