Lo que otros opinan



Puede que para algunos parezca una egocéntrica al escribir tanto sobre mis experiencias, tal vez para otros mis escritos apasionados le suenen a sermones, incluso algunos en tono burlista se refieren a mi blog como un lugar donde lees lo que nunca voy a lograr o lo que no le aplico a mi vida, las diversas opiniones le generan dudas a mi critico interior, pero no cabe duda que mi blog me ha ayudado a definir mi identidad, me ha dado nuevas habilidades y una forma de conectar con gente con intereses afines a los míos, y para aquellos que lo han recibido entusiasmadamente, tal como es, mi más profundo agradecimiento por acompañarme en este reto semanal que implica para mí la novedad y el ambiente de crecimiento que ha fomentado mi felicidad.

Evidentemente no he llegado a la plenitud de mi bienestar, pero escribiendo es como he ido limpiando los desechos de mi mente, esa acumulación irritante de menudencias se han ido desbordando en cada letra, así que cuando alguien se refiere en forma despectiva a mi tan anhelado espacio de soledad, no puedo evitar sentirme un poco ofendida, pero de inmediato comprendo que a nadie puedo obligar a ver la vida con mis ojos, que para muchos puede ser poco interesante lo que para mí se ha vuelto apasionante.


Tal vez el desagrado que me causa la opinión adversa de otro me esté diciendo que todavía estoy buscando aprobación, que aunque escriba una carta pública con destino propio el compartirlo le va otorgando sentido, es innegable el dejar entendido que escribirle a este blog me causa placer, el solo hecho de superarme a mí misma, aunque sea un triunfo silencioso que solo yo entienda, y decidir plasmarlo y dejarlo en evidencia, es una puerta que dejo abierta para que entre quien quiera entrar.

Lo más probable es que sea reiterativa y enfática en algunos temas, pero es que una misma situación de vida la puedo ver desde diferentes ángulos, los días pasan y lo que antes podía ser azul ahora lo veo rojo, y he tomado la sana costumbre de escribirlo para internalizarlo. Admito que por sentirme tan animada en este crecimiento espiritual quería hacer una avalancha de buena energía y arrastrar conmigo a todo aquel que yo suponía lo necesitaba, pero me di cuenta que cada quien tiene su proceso, que no necesita leerse un libro que yo ya leí o que tal video de autoayuda sería perfecto, acepto ahora que las personas buscan sanar sus heridas de la mejor manera posible de acuerdo a sus convicciones, cuyas creencias no son precisamente las mías.

Este blog es una invitación no una obligación, es un regalo, y como regalo, cada quien lo acepta, lo rechaza o se lo pasa a otro que crea necesitarlo, pero siempre lo que se entrega llega a algún lugar, aunque el destino final no sea el propuesto inicialmente. Recibir un regalo tiene un sentido emocional porque nos hace saber que el otro nos reconoce y nos tiene en cuenta, la dadiva hace posible la resignificación del vínculo, y si además el regalo lleva implícito la priorización de nuestros gustos, nos hace saber que el destinatario del obsequio se ha esmerado por mostrar su amor a través de lo entregado, y si también participa en el ritual de agasajo la risa, el abrazo o la sensación de lo fraterno, habrá sido entonces el regalo perfecto.

Seguro para muchos este sea solo un lugar virtual con una dirección web, pero para mí es más que fotos y letras, este blog representa mis libros, mis cuadernos escritos con diferentes lápices de colores, mis viajes, lo que observo de la gente, lo que la vida me ha dejado y lo que ya he sacado de ella. Cuando un post está publicado es porque ha recibido de mi parte cientos de lecturas, correcciones, ediciones, quitar frases, mover párrafos, búsqueda exhaustiva de sinónimos, antónimos, adjetivos, adverbios, concordancia de palabras, no contradecirme con lo expuesto, además, jamás me permito escribir algo que no sienta.

Me he tomado tan en serio esto de escribir semanalmente, que cuando no lo hago me siento un poco perdida, como si algo me faltara, como si mi refugio de letras se hubiese ido a buscar nuevas ideas. Es por eso que cuando no aman con fervor lo que tú tanto estás amando, cuando alguien rechaza o se burla del regalo que le estás otorgando, duele, pero he aprendido a reponerme rápido de esas pequeñas congojas que lo externo me trae y a saber que este espacio tan mío es también de quien quiera leerlo.

Cuando nos apasionamos por un tema creemos que los demás también lo están, solemos ser impositivos hasta para conversarlo, pero cuando creemos en la diversidad de la vida y en su abundancia de temas, congeniamos entonces con algo tan difícil como lo es la tolerancia.

Espacios de soledad es puertas para algunos ventanas para otros, pero siempre abierto y receptivo a sus lecturas contantes o esporádicas o reciprocas, la satisfacción y la gratificación que este blog me ha dado, ha superado con creces los comentarios negativos, pero también debo ser consciente que cuando algo está a la vista de todos, las buenas y malas miradas forman parte del contexto. Siempre termino agradeciéndole a los que se detienen una vez por semana para leer mis letras, pero esta vez quiero agradecerle a quien alguna vez me leyó y creyó conocerme sin haber hecho la secuencia de mi crecimiento y sin haberse permitido crecer conmigo.