Mujeres que aprendieron de la tristeza


Como sabes, en mi blog Espacios de Soledad hago cada año un proyecto de escritoras invitadas y este año no es la excepción.

El primer año fue de entrevistas, el segundo de relatos, el tercero de cartas, y para este cuarto año quiero que le escribamos a la tristeza.

¿A la tristeza? Sí, a la tristeza.


Seguramente pasaste o estás pasando por un episodio en el que la tristeza vino a visitarte, y de seguro que al abrirle la puerta no le dijiste "pasa, eres bienvenida", probablemente no ¿verdad?


Hablar de la tristeza no es muy común, todos están buscando la felicidad pero pocos conversan sobre atravesar la tristeza, sobre vivir el duelo, sobre lo sanador que es llorar hasta que la tristeza se vaya.


Pero ¿Por qué la tristeza?


Porque la tristeza es una emoción que está muy subestimada, muchas personas huyen de ella por el temor a sentirla y no se dan el permiso de estar tristes y mucho menos de aprender de ella.


Así que mi proyecto de este año se llama Mujeres que aprendieron de la tristeza y serán historias reales de mujeres reales que se dieron el permiso de estar tristes.


¿Y por qué decido dedicarle todo un proyecto de escritoras invitadas a la tristeza? Porque pienso que muchas mujeres quieren prescindir de ella y no atravesarla cuando aparece en nuestras vidas.


Además, he comprendido que la tristeza no es una emoción de un solo sentir, no es lo mismo estar devastada a estar nostálgica, son dos matices de una misma emoción y, al mismo tiempo, son dos sentires distintos que la misma tristeza nos regala, así que ver cómo otras mujeres han recorrido su camino con la tristeza le va a dar mucha riqueza a este blog. 

Este año serán 10 mujeres las que pertenecerán a este selecto grupo de escritoras invitadas, el proyecto comienza en febrero y termina en noviembre, serán 10 historias muy potentes con las que podrás conectar y aprender para comprender. 

Porque a la tristeza solo hay que comprenderla y darse permiso para sentirla, no es necesario escabullirse detrás de una falsa alegría que solo nos hará postergar una emoción que tarde o temprano tendremos que atravesar, así que no dejes que tu cuerpo lo haga por ti. 





En Mujeres que aprendieron de la tristeza conoceremos a estas escritoras desde otro ángulo, le daremos una nueva perspectiva a sus historias de vida, estas mujeres maravillosas le dedicarán algunas líneas a sus propios procesos para escribir un rato acerca de una emoción sobre la cual no es fácil escribir. 

Si eres una de esas mujeres que le gustaría aprender sobre esta valiosa emoción, pues te invito a leer todas estas historias el último martes de cada mes y empezar a vivir a la tristeza desde la riqueza que ella nos otorga en esa pausa necesaria en la que ella te invita a sentirla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario