Escribir para depurar emociones


Mi blog está cumpliendo cinco años de hermosa existencia y yo lo celebro por todo lo alto porque es mi refugio de letras y porque me ha permitido conocerme a través de la escritura y depurar emociones.

En estos espacios de soledad he escrito más de 150 artículos donde la aceptación personal ha sido la prioridad y el amor propio la bandera, mi vocación de escribir se ha afianzado con cada post y he conocido a una mujer que se escondía detrás de las palabras y de cada letra.

Después de todos estos años escribiendo solo puedo decirte que el ejercicio de escritura es grandioso porque las personas pueden descubrirse a sí mismas, escribiendo de todo y de nada se puede llegar a lugares recónditos de tu ser, puedes hacer el gran viaje de la mente al corazón y brindarte la gran oportunidad de identificar tus patrones y de buscar los mecanismos que utilizas para encontrar y recibir amor.

¿Sabías que tú también puedes escribir para depurar tus emociones? Tal vez si nunca has escrito nada esto te puede parecer una locura, pero escribir es una de las mejores terapias que te puedes regalar para saber lo que te gusta, lo que quieres conseguir y cómo lo puedes lograr.

Puede que tengas un blog y te cueste escribir de forma más personal, sabes muy bien que la mejor manera de conectar y proyectar con tus lectores y potenciales clientes es a través de las emociones, pero justo es un tema inexplorado por ti y te cuesta hablar de emociones cuando te ha sido difícil conectar con las tuyas.

Es por ello que yo creo tanto en el poder mágico de la escritura y en la rapidez que podemos llegar a un problema emocional si nos proponemos hacer de la escritura una tarea diaria y una forma de buscar adentro lo que no hemos conseguido.

Por si no te has dado cuenta muchos blogueros están escribiendo ahora mismo sobre las emociones, las redes sociales nos combinan ahora imágenes con profundos mensajes que te evocan la nostalgia, tocan las vulnerabilidades y sensibilizan a los seguidores.

De seguro has visto esas publicaciones de Instagram donde alguien postea una linda foto pero el mensaje que coloca de ella es mucho más interesante que la propia imagen, lo lees y piensas: “yo quiero escribir así”.

Ya no se trata de vender por vender, sino de ofrecer experiencias significativas que te lleven hacia el producto que estás vendiendo, pero si ocurre que no quieres vender nada sino crear una comunidad donde tu palabra sea un discurso atrayente y predominante, pues aquí también entran en juego las emociones, porque detrás de cada producto hay una persona que soñó una idea y esa idea fue en algún momento una emoción, un presentimiento, un sentimiento, una ilusión.

Una emoción con la que cientos de personas se pueden identificar y tú debes saber expresar.
Aunque muchas veces no sabemos expresar si quiera nuestras propias emociones, algunas veces por desconocimiento y otras veces por no tener herramientas suficientes para ir hacia adentro y hurgar en tus propias emociones para saber qué quieres transmitir.

El camino de la escritura es mucho más sencillo de lo que parece, cuando tenemos vocación de escritores pero nunca nos hemos atrevido a escribir, la construcción de párrafos se nos torna lejana, casi inalcanzable, pero es posible y más accesible de lo que crees.

Yo me he dedicado estos últimos cinco años a escribir de manera reflexiva y el resultado ha sido grandioso, primero porque me he conocido a mí misma y segundo porque he conocido a otras grandiosas mujeres que andan en este camino de crecimiento personal y hemos coincido a través de las letras.

La experiencia ha sido fantástica y si tuviera que volver a repetirla lo haría de nuevo, claro que al principio estaba muy sola, desde mi sitio y junto a mis allegados pude ir haciendo camino, no tuve orientación o una guía, una compañera bloguera que me dijera “toma mi mano y vayamos juntas por este camino del blogging”, esa búsqueda la tuve que hacer yo hasta que al fin pude dar con un grupo grandioso de mujeres por donde me fui expandiendo y llegué hasta ti que justo ahora me estás leyendo.

Pero si apenas estás comenzando o sientes que has perdido la motivación o crees que ya no tienes inspiración para seguir con tu blog o tu novela, pues yo te digo que tomes mi mano y que nos vayamos juntas por el camino de escribir para depurar emociones.

Un camino de conexión con tu esencia y con aquellas viejas emociones que tienen mucho tiempo viviendo en ti. Porque hasta para hacer limpieza emocional la escritura es un gran antibacterial.

Y esto último te pudo sonar muy gracioso, pero es que el sentirse atascado es más común de lo que crees y justo ahora muchas mujeres han perdido la motivación por no saber ir hacia adentro y deshacerse de sentires añejos que nada tienen que ver con su presente.

Así que yo te invito a celebrar estos 5 años como bloguera conmigo y subirte al tren de la escritura creativa y a comenzar a depurar tus emociones.

¿Cómo?
Te lo cuento a continuación:


¿Te vienes conmigo en un recorrido de 3 semanas donde escribiremos para depurar emociones?