Entrevista Agosto: Ana Gómez



Dicen por ahí que viajar nos lleva de la mano hacia nuestra propia esencia, nos conecta con esa parte de nosotras que muchas veces no vemos por permanecer largo tiempo en un mismo lugar. Al parecer viajar es buen motivo para comenzar este camino de amor propio, porque numerosas veces, al enfrentarte con la lejanía y la soledad, no te queda de otra que hacer ese camino hacia adentro y descubrirte en nuevos lugares, encontrándote contigo misma al otro lado del mar.

Mi invitada de agosto se define a ella misma como un alma viajera, y de esa misma forma se refiere a sus lectores, no concibe la vida si no es viajando, y ocurre que en los lugares más inhóspitos que te puedas imaginar, allá donde mi imaginación aún no llega, he descubierto sus relatos viajeros en cuyos parajes ella ha dejado muy entendido lo que es crecer por dentro mientras se viaja por fuera.

Su nombre es Ana Gómez, una mujer viajera y de alma libre, lo cual le ha permitido crecer de manera emocional y evolutiva. Es la creadora de Viajar alimenta el alma, en donde narra sus relatos viajeros en los cuales tiene una capacidad para el detalle y para recordar antiguos viajes que me sorprende cada vez que la leo, su discurso es diferente, un tanto jocoso y anecdótico, y lo bueno es que ese mismo estilo lo trae consigo en esta entrevista en la que descubrirás a una mujer que aprendió a quererse a partir de cada viaje.


  1. ¿Cómo conectas el viajar despacio con el amor propio?

Cuánto más me estimo, más despacio viajo. O viceversa… En ese ritmo percibo, asimilo, disfruto y aprendo de todo y todos los que se cruzan en mi viajar.  Y para mí eso es tenerse en una muy buena consideración. Porque me empapo de todo lo que me ocurre, tanto de lo positivo como de lo que a priori parece que no lo es. 

  1. ¿Viajas para huir o viajas para encontrarte?

Pues lo he hecho de las dos formas que señalas. Soy consciente de que en el pasado he viajado para huir de la Ana en la que me había convertido. Interiormente sabía que hasta que no cogiera la mochila y viajara, no volvería a re-conectar conmigo misma. Necesitaba liberarme de presiones, de etiquetas que no eran mías y que me las había dejado pegar, de aceptaciones que no me correspondían. Cogía la mochila huyendo de todo eso para poder liberarme. Y de ese modo me encontraba.

Sin embargo, actualmente viajo para descubrir y seguir descubriéndome, porque en todo lo que hago cuando viajo, voy descubriendo facetas de mi persona que me sorprenden. Parándome a meditarlo otra vez, de verdad creo que ya no huyo de nada o de nadie, pero sí que es cierto que a mi viajar me permite seguir encontrándome.

  1. ¿Cómo el viajar hacia afuera te trae de regreso hacia adentro?

Muy sencillo, o al menos así me parece a mi jeje… Cuando viajo, cuando estoy en movimiento y en continuo cambio soy más yo que nunca.  Es la sensación más liberadora que he tenido nunca.

Como te comentaba antes, re-conecto con mi yo interior más auténtico y real. Es el estado más sincero que encuentro conmigo misma. Y eso no quiere decir que sea todo de color de rosa y que cuando viajo me siento siempre en éxtasis como Santa Teresa (jajaja), para nada, porque como ya sabréis, siempre hay momentos inolvidables y otros que duelen o preocupan… y mucho.

Al salir de mi zona de confort, voy directa a mirarme cara a cara a mí… Me enfrento a todo lo que soy, a lo que quiero cambiar, a lo que quiero mejorar, y me encuentro en el escenario idóneo para mi persona.

Entiendo que esta incertidumbre de cómo vivo actualmente, o cómo viajo, el movimiento continuo o los cambios que aparentemente parecen sin control, asusten a muchas personas, pero a mí, de algún modo, me hacen sentir más viva que nunca y me hacen regresar y mirar a la cara a mi esencia más auténtica.

  1. ¿Por qué son tan importantes para ti tanto el reír como el llorar?

Jajaja, Soy hipersensible… Lo descubrí no hace tanto y fue toda un descubrimiento porque por fin entendía el por qué de muchas cosas.

¡Adoro reír! ¡Adoro hacer reír! Ver reír a otros me encanta… Me hace sonreír y no lo puedo remediar. Disfruto de las risas del ajeno y de las mías propias… Me da energía. Me estimula hacer feliz a los demás y eso me hace sonreír aún más.

Llorar simplemente lo necesito, me desahoga, me alivia el corazón y la mente. Es por dónde mi hipersensibilidad se da un pequeño respiro.  Tanto por las cosas que me duelen, como por las que me emocionan enormemente o por las que sufro de lo que sucede a mi alrededor (cercano o no).

Lloro mucho, la mayor parte del tiempo sola. Pero con las personas que tengo confianza lloro sin poder remediarlo y puede ser por algo muy gordo o un simple recuerdo de unas palabras que me llegaron al corazón. Son mis dos formas de expresión más genuinas. Soy risueña, tengo buen sentido del humor. Soy llorona porque mi cuerpo, mente y alma lo necesita para equilibrarse.

  1. ¿Una mujer que viaja sola es una mujer que se ama, se acepta y se respeta?

No siempre… Me he encontrado a mujeres viajando solas que están en el proceso de amarse, aceptarse y respetarse, pero aún no lo saben.  Es el método que han decidido utilizar para llegar a ese amor propio, pero aún les queda recorrido por hacer.

En mi caso personal, creo que me quiero bien, prueba de ello es el cambio que decidí tomar hace ya casi 3 años para ser más fiel a mí misma, para aceptar el tipo de persona que soy y respetarme, permitiéndome vivir cómo mi yo más íntimo necesita.

Eso sí, como siempre estoy en continuo aprendizaje y no voy a dejarlo hasta que me vaya de este mundo, seguiré descubriendo nuevas formas de amarme correctamente, de aceptarme y respetarme, porque nada es incambiable, y lo que hoy me demuestra que me amo, no quiere decir que mañana me vaya a valer.

La capacidad de percibir ese crecimiento o cambios, es lo que nos permitirá mantener el nivel de amor, aceptación y respecto siempre a punto. A mí el viajar sola me facilita el camino hacia ese punto de flexibilidad.

  1. ¿Cómo dejaste de posponerte para comenzar a priorizarte?

Mi cabeza no ha dejado nunca de darme señales de que me posponía constantemente, pero me obligó finalmente a parar una operación. Me quitaron la tiroides. Algo sencillo pero que me dejó kao. Tuve que irme a vivir con mis padres y me sentía realmente muy débil. Y empecé a darme el tiempo para pensar y mirar dentro, pero de verdad.

Después fueron un cúmulo de acciones orientadas a la necesidad de escuchar lo que mi interior me estaba pidiendo a gritos desde ese parón forzado. Me puse en manos de mi Coach Elena, me leí un libro de Javier Iriondo que me ayudó enormemente… Comencé yoga. Comencé a interesarme por la salud y lo ecológico…

En resumidas cuentas me prioricé como tú bien has dicho…

Aliento desde aquí a priorizarnos desde un punto sano. Es decir, no sólo somos nosotras mismas y ya está. Formamos parte de este planeta, de una comunidad o varias, y desde el punto de amor propio y fidelidad a nosotras mismas, tenemos que formar parte de nuestro entorno de la forma más sostenible posible. Así creo que es la forma más acertada de priorizarnos.

  1. ¿Es largo o es corto el camino hacia el amor propio?

Es eterno… jajaja… No se para nunca… O al menos yo lo veo así… Una vez que entras en la fase de la consciencia, de vivir conscientemente, ese camino es eterno y eso es la belleza de todo esto. Que sigas en contacto contigo misma y te vayas evaluando durante esa eternidad para asegurarte que no estás en riesgo de perderlo o de empeorarlo.

Habla constantemente contigo y con tu entorno y evalúa si necesitas reajustar, darte un respiro, aprender, conocer, soñar o investigar… Personalmente creo que el camino es estar constantemente en conexión con tu persona. Evolucionamos, y tenemos que estar pendientes de esa evolución para reajustarnos. El camino hacia el amor propio es eterno.

  1. ¿Una mujer que se ama cómo entiende el término de libertad?

Ser una misma sin miedo a mostrarse de verdad.  Ser vulnerable, aceptarlo y vivir desde esa vulnerabilidad con amor propio es probablemente lo más liberador que existe. No aceptando limosnas de ninguna persona importante en su vida, me da igual si hablamos de la familia, pareja o amigos. Permitiéndose brillar sin necesidad de borrar el brillo de otros. Sintiendo seguridad en sí misma y no necesitando que sean los demás los que te la den.

  1. ¿En qué país, ciudad o destino tuviste tu primer encuentro contigo?

Realmente cada destino me ha enseñado cosas sobre mí misma, pero si hay un país en dónde me replanteé muchas cosas fue NEPAL. La espiritualidad que respiré allí, el modo de vida y de entender la vida, las sonrisas auténticas, el Relax in Life de mi profesor de Yoga… Fueron muchas cosas, pero te aseguro que en ese país entendí muchas de las cosas que llevaba años haciendo mal conmigo misma y me cambió profundamente.

También es cierto que yo llegué a Nepal justo después de la gran decisión de cambiar de estilo de vida y llevaba mucho trabajo hecho, pero fue el país en sí mismo y sus gentes las que me mostraron lo equivocada que estaba en muchas cosas y me ayudaron a encontrarme.

  1. ¿Cuándo supiste que no estabas amando de manera saludable?

Cuando no me reconocía en las cosas que estaba aceptando.  Fui consciente en todo el proceso que había cosas que no estaba haciendo bien, pero me sentía tan fuerte, con tantas ganas y por otro lado tan amada, que merecía la pena. Soy luchadora por naturaleza, no me rindo fácilmente cuando quiero de verdad (y eso a veces es positivo y otras negativo jejeje, no hay una única fórmula para esto del amor). Sin embargo, llegó un momento en el que ni tenía la fuerza ni me reconocía a mí misma. Duele cuando te has perdido, pero sabes que tienes que volver a ponerte en primera fila a ti misma. Así hice, me puse en primera fila y la reacción se acabó.

  1. ¿Crees que cada vez son más las mujeres que se están amando a sí mismas?

Pues sí y no… Personalmente creo que queda un gran camino por recorrer empezando por la educación, los factores sociales y culturales de muchos países, a nivel laboral, pero sobre todo a nivel interior y personal.

Creo que cada vez hay más conocimiento y opciones dadas a las mujeres, pero se necesita la necesidad de cambio de pautas asimiladas de generación en generación para que eso ocurra. Y de ahí, que el artículo Las mujeres de mi vida que publicaste ya hace un tiempo, sea tan importante lectura para muchas mujeres.

Sin ir más lejos, te puedo decir que tengo mujeres increíbles a mi lado que por más que hablamos sobre ciertos temas, no hay manera de que se quieran más, de que se prioricen más y paren de seguir cayendo una y otra vez en las mismas rutinas que no les aportan nada. Te aseguro que no será por falta de conocimiento.

Miedos, estigmas, etiquetas aceptadas, factores sociales y culturales, personalidad propia llevada a menos en vez de a más… Para mí estos son las razones más comunes que percibo en muchas mujeres, y por cierto, no está relacionado con la edad. Me encantaría decirte que Sí, que hay muchas más, pero no estoy tan segura.

Creo que sí que hay más conocimiento, se habla mucho más de ello, pero en la realidad, en el día a día, no estoy tan segura. Y quiero señalar aquí que soy una persona muy optimista, pero quiero ser sincera con la realidad que al menos a mi me rodea.

  1. ¿Cómo el turismo responsable o sostenible ha influido en tu forma de viajar y tu crecimiento personal?

He formado parte de varios y muy diversos proyectos alrededor del mundo, pero todos relacionados con proyectos sostenibles. Cuánto más te involucras, más quieres aprender y transmitir.  Me he comprometido con un tipo de vida en conexión con la naturaleza. Básicamente, mi camino está enfocado a conocer de primera mano el mundo rural, la permacultura, la construcción ecológica, las ciudades en transición, el respeto por comunidades indígenas, etc.…

Por otro lado, el turismo sólo puede ir en la dirección del Turismo Responsable y Sostenible, si no es así, el Turismo desaparecerá porque nos habremos cargado el planeta.  Por supuesto, no sólo por el turismo, espero que se sobreentienda, pero es un punto muy importante.

Existe una revolución silenciosa de personas queriendo vivir de un modo totalmente diferente, en total sintonía con el planeta. Y por otro lado, existen personas que creen que el viajar es sano siempre y cuando sea sostenible para la zona en la que aterricen esos viajeros.  Es una gran mezcla que poco a poco se irá extendiendo más. 

Asistí este año a un Foro de Nueva Economía dónde fui testigo de la cantidad de personas que existen en el mundo intentando crear una nueva forma de entender la economía, pero enfocada a las personas y el planeta, y no a que 4 se hagan millonarios a costa de ese planeta y esas personas.

Y en este entorno de revolución silenciosa hacia una Nueva Economía y un Turismo Responsable, la mujer es fundamental para que llegue a buen puerto. Por muchas y diferentes razones: nuestra capacidad de aprendizaje, nuestra flexibilidad, nuestra capacidad de trabajar duro y de cuidar, nuestras habilidades de comunicación y empatía, podría seguir…

No estoy diciendo que el hombre no sea válido, lo es, y mucho, pero para este cambio concreto la mujer tiene un papel relevante, en total igualdad con el hombre. Y yo desde mis vivencias personales y mi transmisión de ellas en mi blog, quiero contribuir y formar parte en primera persona.

___________

Eliana, quiero agradecerte muchísimo esta oportunidad de viajar a mi interior. No es un viajar de desplazamiento físico, pero sí un viaje hacia esa parte de nosotros mismos que es tan valiosa. Quiero agradecerte que tengas este espacio dónde poder abrirnos, comentar sobre temas que son importantes como seres humanos.  Es difícil a veces poner en palabras lo que una piensa o siente reiteradamente sobre ciertos temas, y esta entrevista me ha servido para hacerlo. Voy a dejarle a tus lectoras una reflexión que hice recientemente sobre ¿Por qué viajas?, una pregunta que es pertinente contestar cada vez que decidimos viajar.

Me siento muy agradecida por este espacio de compartir que has creado y que hayas pensado en mí como alguien que podría aportar a tu comunidad. Un abrazo fuerte, uno de esos que duran un rato y que transmiten mucha energía, para ti y para la vida que llevas dentro.

Sigue a Ana en Facebook y Twitter

Ve todas las entrevitsas aquí