Tristeza, muchas gracias por acompañar mi vida

 


La Tristeza, ¡Que emoción tan linda!

 

Cuando la integras en tu vida, como una emoción preparada para el recuerdo de los bellos momentos, de aquellos que se guardan en el corazón, se parece mucho a la nostalgia.

 

La Tristeza, me permite rescatar seres queridos, vivencias, lugares, olores, músicas, imágenes, sensaciones, momentos de felicidad y revivir.

 

Ella me deja volver a vivir con felicidad y agradecimiento al Universo, por sentir las experiencias en cada una de mis células, porque me hicieron crecer, avanzar y evolucionar. Simplemente, me hicieron sentir, que estaba viva.


Este proceso me redirige a la emoción opuesta, la Alegría.

 

Tristeza – Alegría y Alegría – Tristeza, un lindo binomio que siguiendo la Ley Universal del Péndulo nos lleva de un extremo al otro, cada Ser a su Ritmo y a su Tiempo.

 

La Tristeza también está unida al “miedo de sentirme triste, durante mucho tiempo, si…”  Porque a veces, nos quedamos en el “apego” a la Tristeza y la soportamos en el Tiempo y entonces la llamamos, Depresión.

 


La Depresión, es el “estado que sostiene” a la Tristeza a lo largo del Tiempo y que nos mantiene “ancladas” en el pasado, impidiendo avanzar en nuestra Vida.

 

Cuantos “sucesos” en la Vida, están marcados por la Tristeza! La pérdida de un ser querido, un no-nato, la ruptura de una relación, una amiga que se fue, una oportunidad que no vimos, un empleo que dejamos, un negocio frustrado, un objeto amado que perdimos, el final del cole…

 

En mi caso, la Tristeza más dura que he experimentado en mi Vida es, la pérdida súbita de mi único hermano.

 

Me dejó sumida en la más absoluta y desgarradora Tristeza, la más profunda que he sentido en mi Vida, no obstante, la liberé con el proceso del Tiempo.

 

El Tiempo es el encargado de poner la distancia a los eventos y suavizar el dolor.

 

Dicen que la Tristeza, no llega contigo al nacer.

 

No, quizás no, aunque la memoria biológica y ancestral se encarga de grabarla en tus genes.

 

Cuando naces, sales de la barriguita de mamá, hacia una nueva Vida.

 

Este motivo de Alegría, provoca en la madre, la mayor de las Tristezas, hay un vacío en su vientre, la habitación que albergaba la Vida, se queda vacía.

 

Todas o casi todas las mujeres sienten Tristeza después de dar a Luz y, la madre, ya la imprime en el código emocional del bebé.

 

Hay intensidades, desde la más ligera a tristezas hasta las que llegan a la depresión profunda.

 


La Tristeza pos-parto, generalmente, no es observada, es un pequeño “duelo emocional”, secreto, entre la madre y el Universo.

 

¿Cuántas y cuántas “caras” se le pueden dar a la Tristeza?

 

Porque, cada Ser le abre la puerta y la invita, cuando se presenta, a veces, sin avisar.

 

Hay Tristezas tan diversas y tan intensas como Seres.

 

Cuando llega, recíbela, escúchala, oye su mensaje, habla con ella y, como cualquier invitado que es bien atendido, a su hora, se irá.

 

Me encanta, recibirla, vibrar con la Tristeza, porque de seguro luego viene la Alegría, la comunión del Universo, de saber que Todo es Uno y la Dualidad es mi Aprendizaje.

 

Muchas gracias Tristeza por acompañar mi vida.


Pilar Creus es la invitada nro. 58 de mi podcast El club de las mujeres imperfectas y con ella conversé sobre La sombra de la incertidumbre financiera.


Pilar tiene una web preciosa que te invito a descubrir, sus amigas la llaman "medico del alma" porque ayuda a las mujeres a transformar sus vidas sin dramas ni rupturas.


Ella se reinventó y ahora es mentora y generadora de cambios, tiene formación en coaching y Bioneuroemoción, por muchos años ha hecho talleres de patchwork, la cual utiliza como una herramienta de creatividad y transformación personal.


Hoy Pilar nos brinda una nueva perspectiva con relación a la tristeza y le regala a este blog palabras hermosas y llenas de comprensión interna que nos hace saber que esta no es una mala emoción, al contrario, es una de las emociones más fructíferas de todo el abanico emocional que existe.


Pilar tiene una frase que me encanta y que aprovecho para compartirla contigo: "Si te atreves a mirar al miedo a la cara... ya no asusta tanto".


¿Qué aprendiste hoy de la tristeza? Te espero en los comentarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario