Entrevista Octubre: Laia Moret



Si quieres saber si te estás amando, o no, es importante que analices cómo está tu relación con la soledad, si no puedes ni ir a la esquina sin que alguien te acompañe, si te es insoportable pasar un fin de semana en casa sola con tu presencia, entonces es un indicio importante de que no estás congeniando contigo misma y por tanto el amor propio brilla por su ausencia.

Las mujeres tenemos la mala costumbre de creer que en compañía la vida se vive mejor, y esto muchas veces nos aleja de nosotras mismas, somos expertas en el arte del sacrificio y no hay nada que hagamos con más frecuencia que el postergarnos, es por ello que me encantan las mujeres que se han atrevido a hacerlo sola, sobre todo es de mi absoluta admiración aquellas que compraron un boleto sin fecha de vuelta, esas que no necesitaron tomar de la mano de nadie para emprender el camino.

Mi decima invitada es la representación perfecta de este tipo de mujer, una chica que no solo viaja sola, sino que en el camino ha sabido emprender, no necesitó quedarse encerrada en una oficina para luego viajar una vez al año, ya que convirtió al viaje en su forma de ganarse la vida, y en ese proceso, aprovechó para comenzar a amarse.

Su nombre es Laia Moret y escribe sus relatos viajeros en el blog Dream Travel Girl, en el cual no solo puedes deleitarte con las andanzas de una mujer que decidió hacer este camino en solitario, sino que además puedes disfrutar de unas fotos hermosísimas que solo Laia sabe mostrarnos a sus lectores. Admiro de ella esta determinación para vivir la vida viajando en solitario, y es por ello que es para mí una mujer que se ama.


  1. ¿Cómo coincidiste por primera vez con el término de amor propio?

No recuerdo la primera vez que escuché el término amor propio, pero sí la primera vez que lo sentí de una forma clara y profunda.

Para los que no me conocen, soy de Barcelona pero vivo fuera desde el 2004. Del 2006 al 2014 viví en Francia, y de esos 8 años, 7 los pasé con depresión.

Me fui de Francia para viajar por el mundo, y un año más tarde volví a la que había sido mi ciudad. Esa visita me sirvió para mirar atrás y ver mi vida en Francia con otra perspectiva, y de alguna manera reencontrarme con mi “yo” del pasado.

Vi a mi “yo” del pasado caer en un pozo y perder la alegría, la ilusión y el interés por la vida. Pero a pesar de todas las dificultades, vi a mi “yo” del pasado seguir adelante, terminar el doctorado, conseguir un trabajo estable. Y no pude evitar sentir un profundo agradecimiento y amor hacia aquella joven que demostró tener una gran fuerza interior. Gracias a ella y sus decisiones hoy en día estoy dónde quiero estar. En ese momento entendí realmente lo que es el amor propio.



  1. ¿Qué te ha impulsado a trabajar en ti misma y lograr una autoestima saludable?

Claramente, fue la depresión. Llegué a un punto en el que sentí que necesitaba hacer “algo” para recuperar el control de mi vida. Pero no sabía lo que era ese “algo”.

Descubrí el desarrollo personal por casualidad. Una amiga me habló de una coach que me podría orientar en mi vida profesional. Mi instinto me animó a llamarla y resultó ser una coach en desarrollo personal y profesional. Con ella empecé a trabajar en mí misma, a conocerme, aceptarme y crecer; trabajo que seguí después con una psicóloga.

Todo ese trabajo interno lo empecé con una finalidad clara: salir de la depresión. Pero ha resultado ser algo tan poderoso, tan revelador, que aunque ya dejé atrás la depresión sigo trabajando en mí misma. Ahora lo hago para seguir creciendo, vivir la vida plenamente y ser más feliz.



  1. ¿Por qué crees que las mujeres con baja autoestima no saben conectarse con ellas mismas?

Creo que cuando tienes problemas de autoestima tu atención está más a fuera que a dentro, por eso cuesta mucho conectar contigo misma.

Cuando tienes la autoestima baja tiendes a mirar a los demás y a compararte con ellos. Ella es más guapa, ella es más inteligente, ella tiene más amigos, ella tiene más éxito profesional o sentimental… ¿y cómo vas a conectar contigo si crees que no eres lo suficientemente buena, o si quieres parecerte a los demás?

De hecho, conectar contigo y tener una autoestima saludable van de la mano. Cuánto más conectas, más te aceptas y te quieres cómo eres, y mejor autoestima tienes. Y cuánta mejor autoestima tienes, más fácil es conectar.



  1. ¿Cómo la apariencia física puede desvincularte de tu amor propio?

El amor propio incluye la aceptación de tu cuerpo. Desafortunadamente, los cánones de belleza han hecho mucho daño al amor propio de las mujeres. Leí por algún lado que hace 50 años las mujeres solían sentirse bien con su cuerpo, porque sólo se comparaban con sus amigas, otras mujeres normales, como ellas.

Hoy en día, en cambio, estamos expuestas constantemente a fotos de modelos que no representan a la mayoría de la población (y a veces, si la foto está retocada, la foto no representa ni siquiera a la persona fotografiada).

Eso hace que muchas mujeres no se sientan bellas. Y de no sentirse bella a sentir que no eres suficientemente buena, y perder el amor propio, hay solamente un paso. De ahí la importancia de aceptar tu cuerpo y quererlo tal y cómo es.



  1. ¿Cómo te has estado educando para amarte y amar de la mejor manera?

Este es un trabajo tanto interno como externo. Interno porque para amarse hay que empezar por el propio conocimiento y aceptación. Para eso sigo hablando con mi psicóloga de vez en cuando, quien además me ayuda a interpretar los sueños. También leo blogs de desarrollo personal, los cuales me ayudan a reflexionar sobre temas en los que no había pensado.

Externo porque para amar de la mejor manera hay que liberarse de miedos y creencias limitantes. Para eso hay que abrir la mente. A mí me encanta conversar con otras mujeres para intercambiar experiencias y aprendizajes.



  1. ¿Cuál es tu principal referente cuando se habla de una mujer que se está amando a sí misma?

Pienso en una mujer independiente, una mujer que no necesita a otros para vivir ni tomar decisiones. Es una mujer con recursos, que toma las riendas de su vida, que elige cómo quiere vivir y dónde, libre de expectativas sociales.

Es una mujer que puede estar soltera o en pareja, no importa, porque ella encuentra la felicidad en ella misma y no la busca en otra persona. Ella se ama y es capaz de amar a otros de una forma sana y sin apegos.

Es una mujer que tiene un propósito de vida, que ha encontrado algo que le da sentido a su trabajo. No trabaja en algo que no le gusta para sobrevivir, sino que tiene un trabajo que la apasiona para vivir y aportar algo al mundo.



  1. ¿Qué es para ti una mujer consciente?

Para mí una mujer consciente es una mujer que ha hecho un viaje de introspección y ha descubierto cuáles son sus cualidades y en qué aspectos puede mejorar. Es una mujer que se acepta cómo es y trabaja para seguir creciendo.

También es una persona que se hace preguntas, que se cuestiona creencias y limitaciones, una mujer que intercambia experiencias y dudas con otras personas para abrir la mente y aprender.



  1. ¿Una mujer que se ama a sí misma se rodea de qué tipo de personas?

Una mujer que se ama a sí misma se rodea de personas que se aman a sí mismas, y eso pasa de manera natural. Cuando has empezado a trabajar en tu desarrollo personal sientes mucha afinidad y una fuerte conexión con las personas que están siguiendo el mismo camino.

Son personas con las que se pueden tener conversaciones muy ricas y se pueden intercambiar experiencias y aprendizajes. Son personas con una mentalidad abierta y positiva que siempre te van a dar energía y te van a apoyar en tus decisiones, nunca te van a frenar.



  1. ¿Cómo el viaje hacia afuera te puede guiar hacia el viaje interno?

Todo viaje hacia afuera se convierte en un viaje interno porque viajar te saca de tu zona de confort, y salir de tu zona de confort te hace crecer y aprender.

Creces porque tienes que adaptarte a muchas situaciones nuevas y resolver problemas a los que nunca te habías enfrentado. Aprendes porque conoces gente de otras culturas y ves otros estilos de vida.

Por supuesto este viaje interno puede ser más o menos consciente. Yo empecé a viajar (hacia afuera) mucho antes de descubrir el desarrollo personal. Esos viajes me aportaron mucho, pero yo no era consciente de ello. Hoy en día soy más consciente de lo que me aporta viajar.



  1. ¿Cómo salir de la zona de confort ha influido en tu autoestima?

Lo más importante que he aprendido saliendo de mi zona de confort es “sí puedo”. Por supuesto se puede salir de la zona de confort sin viajar, pero pongo por ejemplo el viajar sola porque es lo que más me ha aportado personalmente.

Salir de la zona de confort me daba miedo por lo que podía pasar, y efectivamente me he encontrado con muchos retos. A lo largo de mis viajes me han estafado, he tenido problemas de salud, he tenido problemas con las tarjetas del banco, con el transporte, con el alojamiento, con el idioma, con el tiempo, con internet, con la tecnología, con los visados.

Superando todos estos retos he aprendido que puedo cuidarme. Puedo viajar en países dónde no hablo el idioma local. Puedo viajar con poco dinero y comodidades. Puedo viajar con poco equipaje. Puedo tomar decisiones y organizar el viaje. Puedo estar sola. Puedo hacer nuevos amigos. Puedo viajar sola, viviendo la vida que quiero, y viviéndola plenamente. Y las recompensas del viaje superan con creces los retos que pueda encontrar.



  1. ¿Cómo te encuentras contigo misma en cada viaje que haces?

Creo que de varias maneras: en el camino, en lo que llevo conmigo, y en lo que dejo atrás. Una de las ventajas de viajar sola es que tengo libertad absoluta para hacer lo que quiero. Con el tiempo he aprendido a escucharme, saber lo que necesito en cada momento, y adaptar el viaje a lo que siento. Por ejemplo, viajar más rápido o más lento, intentar conocer gente o pasar más tiempo sola. Cuánto más me escucho mejor adapto el viaje, y mejor conecto conmigo misma porque el viaje está en sintonía conmigo.

Vivir en movimiento me obliga a vivir una vida minimalista. Mis posesiones están limitadas por el tamaño de la mochila, así que tengo que descubrir lo que es esencial para mí. Lo curioso es que al viajar sigo creciendo y cambiando, y eso se refleja en el contenido de la mochila, que también va cambiando por el camino.

Finalmente, me encuentro a mí misma con lo que dejo atrás. Decir adiós siempre resulta duro, pero unas veces resulta todavía más complicado que otras. Pensar en lo que me cuesta dejar atrás me permite descubrir lo que es realmente importante para mí, y esto lo tengo en cuenta para planificar futuros viajes.



  1. ¿Cómo el viajar ha influido en tu desarrollo personal?

Creo profundamente que viajar es una gran escuela de vida (no la única, por supuesto). Ya he mencionado antes cómo los viajes me han ayudado a mejorar la autoestima y a darme cuenta de que “sí puedo”.

También he hablado de cómo viajar me ha enseñado a escucharme a mí misma y adaptar mi viaje (y mi vida, ya que vivo viajando) a lo que me pide el cuerpo y el alma.

Los viajes también me han enseñado a fluir, a aceptar que a veces las cosas no salen como queremos, que los imprevistos existen, y que hay que adaptarse a lo que viene. Y los retos con los que me he encontrado me han permitido descubrir recursos que no sabía que tenía, aparte de dejarme muchos aprendizajes.

Viajar también me ha enseñado que las personas, a pesar de las diferencias culturales, de idioma o religión, no somos tan diferentes los unos de los otros. En esencia somos iguales. Todos reímos y lloramos, tenemos sueños y miedos, queremos ser felices y deseamos lo mejor para la gente que queremos.

Algo que en lo que todavía estoy trabajando es gestionar la impaciencia. Quiero conocer lugares nuevos pero también quiero pasar más tiempo en cada lugar para conocerlo mejor y también quiero estar en casa. Y lo quiero todo ahora. Lo que me lleva al siguiente aprendizaje…

Estar presente. Ya que no puedo estar en todos lados a la vez, aprovechar al máximo el lugar dónde estoy en cada momento.

Finalmente, he aprendido a creer en los sueños. No solamente porque mi sueño era viajar y viajando me siento más feliz. Por el camino he conocido mucha gente que también lucha por sus sueños y encuentran la felicidad en ellos. Para mí, la clave de la felicidad es seguir nuestros sueños.

******

Muchísimas gracias Eliana por esta entrevista tan interesante y profunda. Las preguntas me han hecho reflexionar mucho y lo he pasado muy bien respondiéndolas. Y muchas gracias a ti que has leído la entrevista y has llegado hasta aquí.

En la entrevista he hablado mucho de los viajes y de cómo viajar sola me ha ayudado en mi desarrollo personal. Si quieres tener una idea más clara de lo que es viajar sola, te invito a leer este post en el que hablo de los retos y las recompensas de viajar en solitario, para tener una imagen completa.

Muchas gracias una vez más. ¡Felices viajes, internos y externos!



Sigue a Laia en Facebook, Twitter e Instagram