Entrevista Septiembre: Diana Garcés



Es impresionante cómo nuestra sexualidad influye de manera significativa en nuestro amor propio, tengamos o no una vida sexualmente activa, sea ésta sola o en compañía, la concepción del cuerpo y de cómo disfrutamos de él marca en gran medida la aceptación personal y la respectiva valía personal.

Cuando te estás amando a ti misma la noción del sexo cambia por completo, no necesitas desnudar tu cuerpo ante cualquiera porque te has desnudado ante ti misma y te has reconciliado con esa que ves en el espejo, con ese cuerpo al que criticaste cientos de veces y ahora se ha convertido en tu templo de placer, has llegado a un punto en tu vida en el que has sanado tu intimidad y sabes que cada encuentro fue un aprendizaje que llevas arraigado a tu cuerpo y que vas limpiando a partir del crecimiento personal.

Mi invitada de septiembre es una mujer maravillosa que trabaja la sexualidad desde muchas perspectivas y esto le ha permitido conocerse mejor, no solo en su parte física y sexual, sino en su parte emocional y evolutiva, su nombre es Diana Garcés y tiene un blog fabuloso que se llama Hablando de sexo, en el cual he descubierto temáticas que jamás pensé leer con esa honestidad y transparencia con la que ella escribe.

Desde la masturbación y el autoconocimiento, pasando por tendencias sexuales muy atrevidas, descubriendo con ella literatura erótica hasta llegar a lo tradicional y la concepción moderna del sexo, Diana abre su mente y corazón y nos regala artículos fabulosos en los que he aprendido muchísimo, y es por ello que forma parte de este selecto grupo de mujeres que se aman, así que esta entrevista estará enfocada en su experiencia de amor propio sin dejar de lado esa mirada abierta que tiene sobre la sexualidad y la vida.


  1. ¿Según tu criterio, en qué parte del cuerpo comienza el amor hacia ti misma?

Te podría nombrar muchas partes, pero te diré que todo empieza en la cabeza. Sí, los pensamientos que tenemos sobre nosotras mismas y cómo los manifestamos no solamente ante otros, sino sobre todo a nosotras mismas.

El día que aprendemos a tratarnos bien en pensamiento y palabra, empezamos a amarnos un poquito más. Empezamos a criticarnos con respeto y amor, no comparándonos, no esperando ser lo que no somos, no queriendo lo que no tenemos y no con odio o envidia, sino con un sentimiento de gratitud por lo que tienes, por lo que eres y por lo que aportas a tu mundo.

Así que sí, el amor empieza en nuestra mente, en el cambio de creencias, conceptos e ideas que tenemos almacenadas gracias a la familia, la sociedad, la iglesia, los medios de comunicación y en general el entorno en el que vivimos.

  1. ¿Cómo se vive una relación sexual desde el amor propio?

Se vive tan intensamente que no sabría cómo explicarlo, pero lo intentaré.

Cuando crees en ti y te amas de tal manera que sabes lo que quieres, te respetas y sabes cómo comunicarte. Tu vida sexual cobra un sentido diferente, pasa de ser el momento para desfojarse a ser un encuentro mucho más intenso. Sabes lo que quieres, confias en ti, en tu cuerpo, en lo que estás haciendo y lo haces con una consciencia superior.

No hablo de magia y el encuentro de almas, que bien puedes tenerlo, sin embargo eso a la final dependerá de muchas cosas, incluyendo el concepto que tu pareja tenga sobre ello.

Hablo de algo más terrenal, de tener sexo porque tú lo quieres, lo deseas y punto. Tu seguridad y amor propio te permiten tener sexo sin miedo o barreras, porque realmente disfrutas de ti y el placer que te genera compartirte a otro.

Puedes aparentar ser muy segura por fuera, pero cuando tienes sexo y estás desnuda frente a una persona, es un momento de vulnerabilidad extremo y todas tus inseguridades y emociones salen a la luz. Si no te amas lo suficiente, puede ser un momento muy difícil o superficial, según cómo lo vivas.

Y ojo, que muchas veces se es más vulnerable no estando desnunda de cuerpo, sino cuando desnudas el alma ante otra persona, porque no es fácil y se requiere mucho amor propio, confianza y seguridad en una misma para poder hacerlo como realmente debe ser.

Así que una persona que tiene relaciones sexuales desde el amor propio lo hace buscando una conexión que le permita expandirse mucho más allá de lo físico y conectar con su alma (no las almas) a algo más profundo.

  1. ¿Desde que trabajas en ti qué tipo de personas atraes ahora a tu vida?

Atraigo personas que están en el camino de trabajar su desarrollo personal. Personas conectadas con una parte de sí mismas donde quieren enfrentarse a miedos, inseguridades, experiencias que les hace abrir los ojos y ver el mundo de otra manera, una donde ellas puedan ser cada día más auténticas y sobre todo las protagonistas de su propia evolución.

Atraigo personas que están cansadas de ser víctimas, de buscar culpables y que quieren asumir sus propias responsabilidades y no saben cómo hacerlo. O ya lo saben y lo tienen tan claro que me enseñan su recorrido y cómo lo están consiguiendo.

Siento que atraigo personas con las que me encanta tener una relación donde aprendo a cada momento y con las que genero una conexión súper especial.

  1. ¿Cuando algo no te gusta de ti, cómo logras verlo cuando alguien te lo proyecta afuera?

Lo noto cuando alguien me molesta por su manera de hacer las cosas o de hablar de ciertos temas. En esos momento me doy cuenta que proyecta algo que no me gusta de mi misma porque me siento irritada, contesto mal o sencillamente me empieza un malestar en el cuerpo que no sé identificar.

Lo que hago es respirar profundamente, tratar de encontrar mi propia voz con una pequeña meditación y escucharla con atención.

Eso quiere decir: verla, oirla, atenderla e intentar comprender qué me está diciendo. Desde el cómo, el por qué y el para qué, buscando así la manera de que yo pueda identificar lo que ocurre y lo que me proyecta para trabajarlo y mejorarlo.

No siempre lo logro a la primera, a veces tengo que ver a esta persona varias veces para poder verme en ella. Es un ejercicio estupendo cuando comprendes que no es esa persona la que te cae mal o te irrita, sino que es algo que muestra de ti y simplemente ella es un canal que bien utilizado puede darte una excelente herramienta para tu propio crecimiento personal.

Con decirte que grandes amistades y aventuras han salido de personas que al principio me chocaban un montón. Creo que esa frase de que los polos se atraen es verdad, y cuando encuetran esa atracción, se pueden generar relaciones impresionantes.

  1. ¿Es el amor propio una moda o un estilo de vida?

Las modas son muestras culturales de una necesidad que todos tenemos.

Una necesidad por expresarnos ya sea por medio de la ropa, una alimentación sana, el maquillaje, hacer ejercicio, tener x o y cosa, o llamar a experiencias “viejas” con nombres extranjeros o molones para atraer la atención de una generación que necesita el cambio constante, a cada momento, para llenar eso que falta o necesita en su vida.

Así que yo diría que es un poco de ambas cosas, pero sobre todo es un estilo de vida. Uno, que como cualquier otro, te puede brindar grandes aprendizajes y lo mejor es que te servirá para cualquier área, porque el amor propio nace muy dentro, pero se ve reflejado en todo lo que hacemos y construimos a nuestro alrededor.

  1. ¿Qué es la masturbación y qué conexión tiene con el amor propio?

La masturbación es para mí la conexión que creamos entre nuestro cuerpo y nuestro placer. Es un canal que nos permite darnos satisfacción, alegría, éxtasis y una gran conexión con nosotras mismas.

Con la masturbación aprendemos a conocernos, descubrirnos, disfrutarnos y aceptarnos. Así que creo que están muy ligados, porque gracias a la masturbación aprenderás a contruir tu propio amor, a saber cómo es tu cuerpo, qué te gusta y cómo darte placer y disfrutar de ti misma. Es una excelente manera para aprender a conocerte y darte amor.



  1. ¿Qué significa para ti permitirse sentir?

Creo que no es necesario explicarlo mucho. Permitirse sentir es simplemente fluir y dejarte de pajas mentales a la hora de que un sentimiento o pensamiento profundo pasa por tu mente.

Es ese estado donde dejas que las cosas pasen sin juzgarlas, sin hacerte preguntas o sin esperar más de lo que pueden brindar en este momento presente, sin esperar más en el futuro, ni mucho menos recriminarte por lo que no te dio en el pasado.

Darte permiso para dejar de controlar y simplemente vivir y sentir lo que la vida tiene ahora, en este preciso momento, para darte.

  1. ¿Cómo es amarse desnuda frente al espejo y amarse luciendo la ropa que más te gusta?

Es una aceptación total, deshinibida y necesaria que todas debemos experimentar, ojalá todos los días de nuestra vida, o al menos cada cierto tiempo. Consentirnos por medio de la masturbación o de la observación de nuestro cuerpo desnudo frente a un espejo o luciendo ropa que nos gusta y nos hace sentir sensuales, es un placer en si mismo y deberiamos darnos estos placeres con cierta frecuencia y consiciencia en que nosotras nos lo merecemos.

  1. ¿Cuándo una mujer se ama a sí misma cómo entiende la sexualidad abierta?

Esto lo diré en una palabra: desapego.

Nuestra sexualidad es muy compleja, tiene muchas ramas y espacios por donde meterse en nuestra vida. Por eso el tema de aceptarnos, amarnos y comprender nuestros gustos, preferencias y necesidades es muy importante cuando empezamos a definir nuestra identidad. Cuando empezamos a tener relaciones, cuando nos comunicamos con las personas que nos gustan y queremos tener en nuestra vida.

Tener una sexualidad abierta es vivirla sin apegos, pero comprendiendo que el aceptarnos y amarnos nos permitirá saber decidir, elegir pero sobre todo comprender que somos las responsables de nuestra vida, porque somos protagonistas y nadie estará por encima de nosotras.

Tampoco necesitaremos de alguien para estar completas o ser felices y ello se logra trabajando el desapego. Ese que sentimos por nuestros padres, hermanos, amigos, pareja, luego hijos, objetos materiales o trabajo. Esa emoción que nos hace creer que sin ellos no podemos vivir o ser felices.

Tener una sexualidad abierta es precisamente abrirse y entender qué necesitas de todos ellos pero que a la vez podrías vivir sin ello, porque lo único que realmente necesitas en esta vida para ser feliz y estar completa, es estar en paz y en sintonía contigo misma, porque a la final nadie puede darte lo que tú misma no te permites.

Así que tu sexualidad será plena y satisfactoria el día que te des sin esperar una llamada, un ramo de flores o un anillo de compromiso. Cuando comprendas que la vida es este momento presente y como tal deberías vivirlo tan intensamente como puedas, disfrutando cada segundo.

  1. ¿Una mujer que no se ama es una mujer que se olvidó de su cuerpo?

Yo creo que más que olvidar su cuerpo es una mujer que tiene unas creencias limitantes que le impiden ver más allá de ellas y por eso, en este momento, carece de amor propio.

No es que no se quiera o que no se acepte, simplemente está viviendo una experiencia diferente que le está enseñando otras cosas en este momento de su vida. Con el tiempo, y si tiene la fortuna de abrir los ojos, de buscar, de preguntar y de escuchar, encontrará las respuestas y empezará a trabajar su amor propio.

Lamentablemente para ello, tendrá que vivir muchas experiencias y tal vez en una de ellas encontrará las respuestas que necesita o tal vez no las encuentre en esta vida, todo dependerá de su proceso y el camino que tiene que vivir.

Pero una cosa es clara, una mujer que carece de amor propio una de las cosas que primero olvida es su cuerpo.

  1. ¿Cómo crees tú que un hombre ama a una mujer que se ama?

La ama desde la admiración, el respeto, la aceptación, el desapego y el dejar ser. De la misma manera en que una mujer ama a un hombre que se ama.

Y es que a la final, en las relaciones todos buscamos lo mismo: aceptación, comprensión, camaradería, alguien con quién hablar, reír, soñar, un cómplice de vida que te inspire, que te quiera tal cual tú eres y sobre todo que te ayude e impulse a crecer y ser mejor persona a cada momento de tu camino.

Así que un hombre ama a una mujer que se ama dejándola libre y confiando de que siempre volverá a sus brazos.

  1. ¿Qué es para ti sexualidad saludable y cómo una mujer que se ama la vive?

Una sexualidad saludable es una donde somos responsables de nuestro placer y decisiones.

Lo mejor de todo es que asumimos nuestra vida con responsabilidad porque aprendemos a concernos tan bien que sabemos qué queremos y nos permitimos el buscarlo y vivirlo sin importar el miedo o el qué dirán.

Una mujer que se ama vive su sexualidad de una manera libre, deshinibida, con unos principios y unas reglas claras que ella misma se ha marcado, no unas que le hayan impuesto la familia, la sociedad o su cultura.

Una mujer que se ama busca sus propias preguntas y da respuesta a ellas basada en su experiencia, en sus gustos, preferencias y sobre todo en el cubrimiento de sus necesidades antes que todo lo demás.

Porque amar es sacrificarse, es darse a otro, pero no puedes hacerlo de una manera sana y desapegada si quieres control, si lo que necesitas es alguien que cubra una parte a la que no logras llegar por ti misma.

No es sencillo identificar o reconocer esto, pero es posible hacerlo cuando vas trabajando poco a poco tu amor propio y tu sexualidad de la mano.

_________

Eliana, muchas gracias por la invitación, me ha encantado participar de este proyecto de mujeres que se aman. Creo que debemos aprovechar tu impulso e iniciativa para darle difusión a este tema del amor propio, de lo importante que es para nuestras vidas y del cambio que genera en nosotras cuando aprendemos que el amor que nos damos no nos hace egocéntricas o egoístas, por el contrario nos permite darnos desde la libertad de ser nosotras mismas auténticas y maravillosas, no esperando nada a cambio, simplemente dando y disfrutando.

Y como no podía ser de otra manera, te dejo un post que hice hace unos meses sobre el tema donde te doy un par de consejos que seguro te podrán ayudar a elevarla.



Sigue a Diana en Facebook y en Twitter

Ve todas las entrevistas aquí