Historia del Blog



Este blog se gesta el día en que decido escribir un libro, pero de tanto escribir y reescribir ocurría que con cada capítulo podía tardarme semanas en construirlo, los dejaba guardados en gavetas y no volvía a sacarlos hasta sentirme nuevamente inspirada, así que surge luego la idea de llevarlos a un blog, y las primeras lecturas que componen este espacio hubo que desempolvarlas y agregarlas a un mundo virtual donde no fueran palpables, pero si sensibles, es por ello que estas primeras lecturas pareciera llevaran una secuencia, y las siguientes, van floreciendo luego de establecido el blog.

Sucede que en menos de un mes, luego de haber sido publicado el primer escrito, obtengo más de tres mil visitas al blog, lo cual me entusiasmó demasiado e hizo que la inspiración no me abandonara más y se quedara a vivir a mi lado, así que de pronto tenía hasta dos y tres lecturas en lista de espera para ser publicadas cada comienzo de semana, ya que cada lunes una nueva lectura se asoma a este blog y va nutriendo cada nueva perspectiva de vida con una nueva reflexión adquirida.

Yo escribo desde mi subjetividad con la objetividad que me deja todo lo que leo, en cada lectura plasmo algo de mí, de mis vivencias y experiencias, de lo que entiendo y he llegado a comprender, de lo que cada libro, artículo, conferencia, blog, seminario, video, o tan sólo una contemplación o conversación se quedan en mí y se convierten luego en letras hechas de reflexión.

Si me preguntan cuál es mi inspiración, pues en realidad lleva raíces de valores familiares, un tronco vocacional de escritora y ramas repletas de lo motivacional, esta motivación comienza por Carlos Fraga, un psicoterapeuta venezolano que recalca en su discurso “el viaje de la mente al corazón” o el “entender con la mente y comprender con el corazón”; luego está una gurú australiana llamada Isha que es muy enfática en el “amor propio” como apertura para lograr el “amor conciencia”; seguido está una joven argentina llamada Aniko, la cual tiene un blog de viajes, pero su lectura va más allá de una guía turística, ya que el viajar por muchos lugares del planeta, le ha permitido el viaje hacia ella misma; otro escritor que me ha tocado lo inspiracional es un colombiano llamado Walter Riso, quien hace consecuente el discurso del desapego en su escritura para el logro de relaciones sanas; seguido está Julio Bevione, un argentino que motiva con su cantidad de libros y blog, donde nos habla de un crecimiento personal y espiritual que me encantan; también está Louise Hay, una estadounidense precursora de los libros de autoayuda, que cuando cumplió sus 80 años de edad, decretó ser ésta la mejor década de su vida.

Así como estos motivadores personales, infinidades de lecturas nutritivas han hecho posible este encuentro con la escritura reflexiva, aunque estén mis letras impregnadas de una visión poética, de la cual no me he podido despegar, ni tampoco pretendo hacerlo, ya que esta manía mía de sustantivar los adjetivos se ha vuelto lo característico de cada uno de mis párrafos, y el escribir desde lo contemplativo siempre ha sido parte de mis letras, y alguna rima siempre se me escapa y se hace parte de oraciones y frases que terminan adornando al discurso e intentando ser verso dentro de grandes fragmentos.

Los que me conocen me han llegado a decir que sentarse a leerme es como sentarse a conversar conmigo, como si nos reencontráramos y mis palabras abrazaran la ausencia que ha establecido esta distancia certera de haberme mudado a otro país, a otra ciudad que ha logrado este encuentro de mí con lo que siempre he sido, pero que no había hallado por estar siempre dispersa en un mundo lleno de ruidos, mientras que desde este lado de la vida, el silencio me arropa y me ayuda a sumergirme en rastros de encuentro y olvido.

Espacios de soledad es un nombre que surge a raíz de esa mudanza, a la que he hecho referencia en muchas lecturas, cuando cambio una vida rodeada por todos, y me sumerjo en una vida donde la soledad se apodera de cada espacio en el que la tristeza y la alegría conviven y hacen que me transforme de la escritora poeta que fui en mi época de adolescencia, a la escritora reflexiva en la que es ahora la etapa adulta de mi vida. Espacios de soledad es un merecimiento que obtiene el lector cada semana, cuando éste se permite tener un pequeño espacio de soledad para reflexionar y aplicar alguna línea a su crecimiento de vida.

Este blog, que en sus comienzos tenía las pretensiones de ser un libro, se ha convertido en una página semanal ineludible para sus lectores consecuentes. Además, este escribir semanal se ha vuelto tan necesario para quien escribe como para quien lee, se ha transformado en una limpieza emocional importante y en un encontrarse tan significativo, que ha dejado como lema fundamental: Un lugar para nuestro propio encuentro.
make animated gifs like this at MakeaGif