Mujeres que aprendieron a querer



Debido al éxito que tuvo el proyecto Mujeres que se aman en el 2017, quiero hacer extensiva esta iniciativa el próximo año pero de una manera diferente y muy original.

Una vez publiqué un post titulado La mujer que aprendió a querer, de cuyo título me inspiré para hacer este proyecto, y como en mi blog estoy construyendo en cada escrito a una mujer que se está educando para amar de manera saludable, he decidido crear un proyecto que se llama Mujeres que aprendieron a querer (Relatos de una mujer reflejada en otras mujeres).

La idea es que en cada mes mis invitadas trabajen un rol distinto de una mujer que aprendió a querer desde la perspectiva del relato, escrito en primera o tercera persona, comenzando en enero con la mujer conflictiva y la mujer desdichada.


Para este proyecto involucraré a 24 escritoras blogueras, lo cual me llevará a hacer dos publicaciones por mes (cada vez que el calendario marque 10 y 20 un escrito diferente estará publicado), así que ya muchas mujeres de la blogosfera están justo en este momento trabajando para ser parte de mi selecto grupo de escritoras invitadas y de este proyecto que espero llegue a muchas mujeres y toque el corazón de muchas otras.

Aquí puedes ver a mis primeras cuatro invitadas.


Si eres una lectora asidua de mi blog, y además te gustan los relatos, pues te cuento que podrás identificarlos fácilmente, ya que la portada de los mismos estará muy bien diferenciada a la de los posts normales, y aparte, el color de la letra será en una tonalidad vino tinto, así que si quieres seguirle la pista a este proyecto durante el 2018, podrás dar con ellos cómodamente cuando navegues por mi blog.

Veremos cómo aprenden a querer la mujer herida, insegura, culpable, controladora, sumisa, inmadura, agobiada, inconsciente, pesimista, frustrada, incrédula, insensible, temerosa, posesiva, inconforme, intolerante, acomplejada, desmotivada, ansiosa, orgullosa, perdida, permisiva.

Mujeres que tomaron un camino errado por la vida debido a sus circunstancias dolorosas, pero se levantaron de sus propios escombros para comenzar a ver la vida de otra manera.

Así que no me queda de otra que invitarte a que sigas conectada por aquí el próximo año y vengas conmigo y mis invitadas a hacer este recorrido de mujeres que aprendieron a querer.

Ve todos los relatos aquí.