Aprendamos juntas sobre amor propio


Si llevas tiempo anclada en viejos patrones en los que sientes has postergados tus propios sueños, si quieres que tu cotidianidad fluya y que el bienestar se instale definitivamente en tu vida, déjame contarte que entiendo perfectamente tu sentir y que yo estoy haciendo algo al respecto. Comencé el año con un propósito muy claro y voy a encaminar mi vida hacia esa senda ¿te gustaría acompañarme?

En este proceso es importante involucrar dos palabras: cambio y aprendizaje, lo cual incluye una reorganización mental y un cambio de paradigma, una limpieza de emociones internas con la que detectamos obsoletos pensamientos que llevan con nosotras mucho tiempo. Algo que estoy haciendo, aunque te parezca muy loco, es reprogramando mi subconsciente, sí, sacando basura emocional y estableciendo nuevos sentires y conceptos.

Este es el año de mí amor propio, así lo he denominado y esa es la única meta que quiero alcanzar, lo demás, llegará por añadidura. Me he dado cuenta que la gente próspera, saludable, vital, amable y segura de sí misma, por lo general son personas que llevan consigo algo en común: el amor propio como bandera.

Así que mi propósito es ver con paz al pasado, no para llorar los errores, sino para reconocer la ceguera espiritual en la que me encontraba. Te cuento que enfrentarte a tus heridas es lo mejor que puedes hacer para sanarte emocionalmente, pero este es un proceso en el que muchas preferimos desviarnos y tomar la vía más corta, pero lamentablemente termina siendo la más larga y desgastadora.

Parece mentira, pero la dicha de descubrir la verdad de mis propias tristezas, pararme frente a las razones por las que fracasé en tantas ocasiones a causa de mis equivocados sentimientos es parte de lo que he venido aprendiendo y ha sido una experiencia dolorosa pero liberadora.

Es importante entender que para moldear y formar una vida deseada es preciso limpiar los pensamientos (es por ello mi reprogramación mental), saber que cuando tienes miedo es solo una ideología compuesta de una creencia falsa, es parte también de lo que he venido aprendiendo. 

Estás en todo tu derecho de cambiar pensamientos y emociones, tienes toda la potestad para sanar tu mente y corazón, ya que con el solo hecho de que comprendas que tus falsas creencias te trajeron a esta búsqueda de bienestar, es porque estás en consciencia del cambio que ameritas.

Cuando te estás amando entiendes a la perfección que las personas que amaste, las amistades nuevas, los antiguos amores, los que ya están muy lejos, los que te dieron su mano y aquellos que pudiste ayudar, han compuesto una cadena en tu aprendizaje, cuando realmente lo entiendes, tienes una nueva actitud y mucha gratitud ante la nueva vida que te espera.

Amarte significa que ya no seguirás generando infelicidad y drama con la gente que amas, disfrutas de tu propia presencia y ves cómo los demás a tu alrededor hacen lo mismo, sabes respetar sus elecciones sin que eso afecte tu camino.

En marzo me propuse hacer un proyecto de videos titulado 30 minutos en 30 días, donde hablé en tan solo un minuto diario, sobre lo que he aprendido haciendo esta búsqueda de amor propio. ¿También te estás amando o te gustaría comenzar a hacerlo? Cuéntame sobre tu amor y aprendamos juntas sobre amor propio.