Cómo la gente te ve



Es cierto, a donde quiera que vayamos o donde sea que nos encontremos siempre estaremos rodeados de personas que nos amen y personas que nos detesten, y esto ocurre porque todos tenemos una percepción distinta de la vida, estarán los que noten tus lados buenos, y otros, los no tan buenos; porque si hay algo de lo que debemos estar seguros, es que nuestras partes oscuras existen y muchas veces salen a relucir y hay algunos que las notan y otros que no las perciben, tal vez porque aquel que se fijó o identificó con tus partes lumínicas no tuvo la necesidad de profundizar para descubrir aquellos lugares tuyos en los que no iluminas tanto desde tu personalidad y tu forma de enfrentar la vida.

Cuando alguien te comienza a distinguir desde tus lados oscuros, es difícil que llegue a conectarse con tus partes buenas, estas personas se quedan con una sola percepción y comienzan a enviarnos mensajes que lo más probable es que rechacemos y hasta nos pongamos en el papel de victimas de sus desagravios como un mecanismo de defensa propia y tomemos esa actitud como una condena, pero si comprendes que en muchas oportunidades las personas que forman parte de nuestras vidas pueden ver cosas de nosotros de las que quizás hasta ahora ni nosotros mismos nos hemos visto, y puede incluso que resultemos ser un espejo en el que el otro va descubriendo sus lados no tan buenos, entonces sabrás que cada persona vino a ti para hacerte ver partes tuyas muy intrínsecas, a través de lo que el otro te muestra y de lo que ti percibe.

Todos estamos aprendiendo de todos, enseñamos a los demás cuando nos relacionamos y los otros nos enseñan cuando son parte de nuestras vidas, claro que este aprendizaje depende de la apertura mental y emocional que cada uno tenga, y justo ahora hayan personas de las que no podrías decir nada bueno precisamente porque desde tus vivencias ya determinaste lo que alguien siente, ya que tus creencias así lo definen. Que osados somos cuando señalamos a los otros y damos un veredicto desde nuestra verdad, como si la crianza, la vivencia y el amor otorgado nos lo dieron a todos por igual, sabiendo que no en todos los hogares se abraza con la misma frecuencia ni se habla con la misma honestidad, no todas las madres se acercan a sus hijos ni todos los padres se encuentran en casa complementando el núcleo familiar.

Si tu vida no ha sido igual que la mía, si tu contexto no coincide con el mío, debo entender entonces que tu opinión no me define, y por lo tanto, lo que yo diga de ti no te precisa, uno se queda con aquellas personas que te entienden y con las que creas empatía, pero serías incapaz de quedarte con aquel que te molesta y aprender de su compañía, definitivamente porque quien te irrita es quien mejor refleja aquellos profundos lugares tuyos en los que no te aceptas o en los que más te olvidas.

Puede que tú creas que eres una persona pacifica, tolerante y decidida, y hayan personas que te encuentren agresiva, intransigente e indecisa, puede que tengas una mezcla de estas cualidades y defectos y estén los que te adoren por tenerlos y también están los que te odian por lo mismo, en cualquiera de los dos casos, la gente no te ve desde lo que eres sino desde lo que ellos creen de la vida.

Ahora bien, ¿qué crees de ti mismo? El auto concepto es esencial para comprender que nada de lo que ti digan puede desviarte de ti mismo, sabrás que si eres poco indulgente y además introvertido, son características que tienes bien precisas y estás trabajando en ellas para mejorar tu calidad de vida, así que quien venga con aires ofensivos o inofensivos y alardee de tu poca indulgencia, comprenderás que es algo en ti que tienes pendiente, pero no te dejas afectar por lo que de ti digan, ya que entiendes que ese rasgo de tu personalidad le está sirviendo al otro a descubrir algo de sí mismo justo de algo tuyo que llevas muy entendido.

Pero que maravillosa es la gente que te ha visto llorar, reír, enfurecer, presumir y doblegarte ante la vida y aún así allí permanecen y te siguen amando y te aceptan con todo lo que tienes y con tus carencias afectivas, y de la misma forma retribuirle a aquel que se quedó cuando eras intolerable y responderle en la misma medida.

La gente solo te ve como ellos ven la vida, si recién te incorporas a la vida de alguien entiende que en esa trayectoria hay una perspectiva y puede que tus actitudes solo le recuerden episodios de su vida que no aceptan y que tú con tu presencia las reactivas; si llevas tiempo lidiando con alguien con quien sientes que definitivamente no cabes en su vida, pues solo aprende a ver lo que esa persona te muestra y que de ti mismo no aceptas ni determinas para que puedas verlo en ti y te vayas con la tarea lista de un rasgo de tu personalidad que tal vez ni conocías, pero eso sí, no te alejes sin aceptar ni perdonar, porque todo aquello que reconozcas será un escalón avanzado de tu evolución y no tendrás que repetir la tarea con otra cara y en otra situación. La vida es aprendizaje y las personas que se acercan nos vienen a enseñar y quien se ha ido es porque algo nos dejó y es preciso entonces continuar.